jueves, 2 de octubre de 2008

El correo electrónico

Es una cosa curiosa el correo electrónico. No sé cómo pudimos estar tantos años sin él y sobrevivir XDDD

En fin, es una cosa que está muy bien y es muy útil aunque al final lo que era una herramienta de trabajo se ha ido conviertiendo muchas veces en un fin en sí mismo... es increíble la cantidad de mails que se pueden a llegar e enviar e intercambiar en el trabajo. con copias a todo el mundo, sobre un tema bien sencillo de solucionar con una simple llamada telefónica entre dos personas.

Al margen de este fin y el que tiene para nuestra vida personal como herramienta de comunicación, comprar, etc quería hablar de un par de cosas que estos días me han resultado curiosas.

He tenido desviado el correo de una compañera del curro y, oh iluso de mí, pensaba que las chicas eran algo más formales pero por lo que he podido ver a ellas les llegan también los mismos powerpoints y videos de tíos en bolas y con unas trancas de a palmo al igual que me llegan a mí de tías en pelotas más o menos siliconadas. Los chistes que circulan son igual de malos que los de tíos y llenos de los típicos tópicos sobre las diferencias de género.

En fin, que por los visto tanto los chicos como las chicas utilizamos el correo para mandarnos las mismas tontadas XDD

Esto por sí solo no merece la pena un post ya que tampoco he descubierto nada nuevo. Pero ayer hubo un acontecimiento que sí que es merecedor de ser comentado O__O

Mandé un correo de trabajo a un compañero de otra provincia y me llegó su correo devuelto con un aviso de los de fuera de oficina (algo muy útil para cuando te vas de vacaciones). El caso es que me quedé boquiabierto cuando en el texto que incluía el compañero no decía que volvería en unos día, no... se despedía de la empresa y decía que desde ese día ya no trabajaba allí XDDD

Es decir, la genta ya no es que mande un correo para despedirse de sus compañeros (o al menos de los más cercanos)... te pone un fuera de oficina y ya te enterarás si me mandas un correo jajaja

En fin, supongo que esto es lo que hay. Yo, de momento, seguiré intentando redactar y escribir sin faltas ortográficas ni muchos fallos de redacción y "perdiendo el tiempo" en decir hola y adios cuando mando un correo.

Besos y abrazos, queridos visitantes.

1 comentario:

Sir Worth dijo...

En el caso de mi empresa, mucha gente ni eso. Me ha pasado varias veces mandar un mail de cierta importancia (por ejemplo, para la reserva de embarque de un camión)... y enterarme que la persona en cuestión lleva x sin trabajar allí cuando se desencadena el lío (¿previsión? No, si aquí nadie tiene los datos de ese trailer, y tendrá que esperar al barco de mañana...). Y una chica de Barcelona se marchó hace dos años... y su cuenta de correo sigue abierta!!

Aunque también hay otros que te llaman, te lo cuentan con pelos y señales... obviamente, se trata de gente con la que ha habido mucho trato telefónico (de conocernos en persona, nanai de la China)