martes, 18 de noviembre de 2008

Amanecer Zombi

Ese es el título del relato que presenté para el último concurso del ka-tet-corp. Es un relato inspirado en sitios y personas reales y es un pequeño homenaje a George A. Romero y todas las películas de zombis.

No es gran cosa, no llega ni a serie B, pero no tiene más pretensiones y me reí un montón escribiéndolo.

Os lo pongo hasta con la banda sonora así que espero que os guste o, al menos, os haga sonreir diciendo, qué "pesao", a ver si deja de escribir jajaja ;)

Amanecer Zombi

Las primeras luces del alba asomaban en el horizonte en aquella fría mañana de sábado pero dentro del Not la noche seguía su deambulante y errático rumbo entre copas y risas bajo el sonido de la música.

Un barrendero caminaba a lo largo de la calle arrastrando tras de sí su escoba. Su andar era lento y vacilante. Al llegar ante la puerta del Not empezó a zarandear con fuerza la verja, que estaba cerrada pese a que el bar todavía continuaba abierto.

Andrés, el dueño del bar salió a ver quién armaba ese escándalo y se encontró al barrendero al que se le habían añadido otras tres personas más y cuando se disponía a preguntarles qué coño estaban haciendo se abalanzaron los cuatro sobre él. La verja consiguió que no lo atraparan pero uno de ellos alcanzó a desgarrarle su mano derecha..

Entró al bar gritando y sangrando por una herida que por momentos se iba poniendo más fea.

Uno de los clientes del bar, un punki enorme con una cazadora de cuero claveteada se asomó al exterior y vió que se estaban congregando más personas contra la verja y que la estaban intentando derribar.

- Joder, tíos ¡son unos putos zombis que intentan entrar aquí! - gritó con un rostro demudado por el cansancio de la noche al que se le había sumado un inmenso terror.

Las alrededor de quince personas que se encontraban dentro del local se miraron asustadas, la mayoría de ellas todavía demasiado aturdidas por las drogas y el alcohol.

Andrés el dueño gemía tirado en el suelo mientras Carlos, uno de los camareros, le envolvía unos trapos empapados en ginebra en torno a la herida.

– El local no tiene otra salida, esa puerta sólo lleva al pequeño sótano que utilizamos de almacen y desde allí no podemos ir a ningún sitio... así que estamos atrapados – dijo Javi, uno de los clientes habituales del bar.

Empezaron a atrancar la entrada con banquetas y barriles de cerveza e intentaron armarse con lo primero que encontraron pero los golpes ya sonaban directamente sobre la puerta, lo que quería decir que ya habían superado la verja y que no tardarían mucho en entrar allí.

Numerosos brazos atravesaban los huecos que ya habían abierto en la puerta y las personas que había dentro podían ver horrorizadas los podridos y descarnados brazos que se agitaban, buscándolos, ante ellos.

De repente Andrés se levantó del suelo y de un mordisco se enganchó al cuello de Carlos, el camarero, a la altura de su carótida de la que empezó a brotar un chorro de sangre de un rojo brillante.

En ese momento el pánico más absoluto se produjo dentro del bar. Unos pocos corrieron al baño a esconderse y una pareja, Guillermo y Begoña, se escondieron dentro del sótano encerrándose tras la pesada puerta y bloqueándola con todo lo que encontraron.

Al momento se escuchó un estruendo cuando cayó la puerta de la entrada y los gritos, ruidos y aullidos se hicieron insoportables de escuchar.

Tras tanto estruendo hubo un súbito momento de calma durante el cual respiraron algo aliviados y se miraron esperanzados.


Algo pesado golpeó la puerta del sótano.


Mientras Guillermo y Begoña escuchaban los golpes que anunciaban su muerte los White Zombie seguían sonando insistentemente a través de los altavoces.

White Zombie - More Human Than Human

3 comentarios:

Blas Agudo dijo...

uuufff....que bueno y que flipe seria que esto pasasé de verdad un sabado...aunque solo fuera para dar un sustillo a algún moderno...
muñones escupiendo sangre...white zombi y garrafón santificador...

sibenik dijo...

Muy bueno. Puro resident evil cuando comienzas a jugar en el bar pero tu relato es más claustrofóbico. no hay salida. todos muertos e infectados por los zombies. George Romero y su película "zombi" me parecen la polla. Eso sí, la última me la bajé en inglés subtitulada, creo que se llamaba "diario de los muertos" y me pareció muy floja.

Sir Worth dijo...

Creo que puedo incluirme entre los que descubrimos que el viejo "Errante" se hallaba tras la autoría de semejante historia... no sé, por la forma de describir el bar y los personajes al inicio. Lo único que tengo claro es que me dije "éste es de Alcorze"...

Y me gustó, sí señor, algo difícil para un argumento tan trillado en los últimos tiempos (pensándolo bien, ¿y cuál no lo está?).

Y la canción que has puesto de White Zombie me recuerda tiempos gratos de antaño; pero eso pertenece ya a otra historia.

Un abrazo desde el exotránsito norteño...