domingo, 23 de agosto de 2009

Por la cara!



Hoy he bajado del pueblo a Zaragoza en tren. Hacía años que no lo cogía y como he dejado allí la furgoneta nos hemos bajado Nicolás y yo en el regional.

Llevaba muchos años sin coger el tren para volver del pueblo, una de los motivos por los que no lo cojo es que, por alguna extraña razón, el tren sólo para en el pueblo para ir a Zaragoza (tres veces al día) pero no tiene ninguna parada en el sentido contrario. Supongo que las tenebrosas mentes de nuestros gobernantes han decidido dar facilidades para ir a Zaragoza pero ninguna para ir al pueblo. Así, de este modo, poco a poco conseguirán ir vaciando Monegros y el resto de comarcas.

Puse una queja en el Justicia de Aragón (figura que tenemos aquí en la que se inspiró el Defensor del Pueblo español) por este tema de que el tren sólo parara en un sentido y tras muchas comunicaciones con RENFE, Gobierno de Aragón, luego posteriormente con el Defensor del Pueblo y el Ministerio de Fomento me dijeron que eso era normal y que era lo que había, vamos que me vinieron a decir que dos piedras (una forma cortés de decir que me fuera a tomar por saco).

Tampoco es esta la única razón de que no coja el tren, todo hay que decirlo. La mayoría de los trenes que ponen para el servicio en Aragón son, y es un hecho constatado por la propia RENFE, los que ya han llevado mucho trote en otras comunidades (Cataluña fundamentalmente) y se los quitan para reemplazarlos por otros. De esta forma alli (donde sea) les mandan los nuevos y aquí nos mandan los viejos hechos polvo.

Lo curioso del tema, que refleja perfectamente la desidia de RENFE para con esta tierra, es que hemos subido en la estación y no ha pasado el revisor a pedirnos/vendernos el billete. Y no ha pasado porque no había, es decir, ponen el tren porque tienen el compromiso de ponerlo (ya que el Gobierno de Aragón pone 400 millones anuales de las pesetas de antes para que se mantenga el servicio) pero les da exactamente igual el cómo funcione. Por ahorrar costes no ponen ni revisor.

En fin, esto es lo que hay y no creo que cambie, en todo caso, nos quitarán el tren y así no podremos ni quejarnos por el mal servicio. Por lo menos, en esta ocasión, nos hemos ahorrado el precio del billete.

5 comentarios:

sibenik dijo...

El tren pasa poco a poco de bien encantador, añejo y bohemio a bien de lujo. Una pena.

Ale dijo...

Es triste ver morir poco a poco las cosas con las que crecimos, que quizas llevamos profundo en nuestro corazón porque de algún modo representan nuestras raices, nuestra infancia, nuestra vida. Me parece lindo y valiente que lo hayas intentado, pero es bien sabido que "una sola golondrina no llama al verano" Lo que tuerce y retuerce la rabia interna es saber que la gente pudiendo hacer no hace, y deja a los soñadores (que no es que abunden) intentar el trabajo de los forjadores, que deberíamos ser todos. Un abrazote, y aunque sea escaso el tiempo y poco el ruido que hago, siempre rondo por aquí.

Heidi Metal dijo...

Es la triste realidad de Aragón,con lo bonito que es viajar en tren, pero "semos asín". Mira si serán dejaos que yo he llegado a coger el tren en Tardienta un día que tenían cerrada la taquilla de la estación y me dijeron, "tranquila, tú te subes al tren y cuando pase el revisor le pagas el billete y ya está"...aquel día volví a Zaragoza gratis. Ni revisor ni nada.

Sonia dijo...

Es una lástima que pase eso con el tren. A mí es un medio de transporte que me gusta mucho, pero la verdad es que en España la red ferroviaria deja bastante que desear, y, en casos como el tuyo que comentas, llega a límites absurdos. Una pena porque el tren podría ser una buena alternativa a tanto coche.

alcorze dijo...

Ya os digo, es una situación surrealista. Te subes al tren en tu pueblo donde, en realidad, la estación sólo es un apeadero y por tanto no hay mas que el edificio para que pare el tren. No hay ni taquillas ni jefe de estación ni nada de nada. Subes al tren, y tampoco hay nadie... bueno, digo yo que conductor habrá porque el tren funcionaba y, de momento, aún no van solos.