viernes, 18 de septiembre de 2009

Libros leídos 2009 - 41 - Tokio Blues (Norwegian Wood) - Haruki Murakami

...
26 - Una fortuna peligrosa - Ken Follet
27 - El dios Escorpión, Tres novelas cortas - William Golding
28 - Now you see it... (Ahora lo ves...) - Richard Matheson
29 - Los herederos - William Golding
30 - Abandonado en Marte - Lester Del Rey
31 - Galaxias como granos de arena - Brian W. Aldiss
32 - Los hombres que no amaban a las mujeres (Millenium 1) - Stieg Larsson
33 - Nocturna - Guillermo Del Toro y Chuck Hogan.
34 - Flores fatídicas - Clifford D. Simak
35 - Las playas del espacio - Richard Matheson
36 - Los hijos de nuestros hijos - Clifford D. Simak
37 - La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Millenium 2) - Stieg Larsson
38 - Mendigos en España - Nancy Kress
39 - Los restos del día - Kazuo Ishiguro
40 - Crónica del pájaro que da cuerda al mundo - Haruki Murakami
41 - Tokio Blues (Norwegian Wood) - Haruki Murakami



Definitivamente Haruki Murakami me ha conquistado como lector suyo y, de hecho, se ha ganado el honor de tener etiqueta propia en mi blog XDD

Sus libros me relajan porque me transmiten una sensación de sosiego pese a que, en realidad, tengan mucha vida propia y tensiones las historias que cuenta.

Por lo que ya vi en "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" hay una serie de aspectos en los que Murakami se apoya para escribir sus obras.

Es un autor que crea grandes conversaciones entre sus personaje, sabe expresar con palabras sentimientos y sensaciones difícilmente explicables y posee una gran capacidad descriptiva, abundando en los detalles, pero sin ser pesada o perder de vista el eje central de lo que nos está contando como por ejemplo cuando, hablando de Midori, repite varias veces en pocas páginas que ella está "con la mejilla apoyada en la palma de la mano". De esta forma hace que te imagines perfectamente al personaje, tanto en su aspecto físico como en su estado de ánimo.

Hay una serie de aspectos recurrentes en su obra que hacen que, al menos con los dos libros que he leído, creen una cierta sensación de continuidad y concordancia en su obra pero sin hacerle perder un ápice de originalidad. Sería algo parecido, en mi opinión, a lo que hace Stephen King con las autorreferencias a sus propios libros dentro de su obra. Son detalles que te acercan al autor y dan sensación de proximidad, como de ver a un viejo amigo.

La música es muy importante en su obra con contínuas referencias tanto de la música clásica como del Jazz, Blues, Beatles, etc. Entre otros de estos detalles que aparecen en sus libros estaría el llamar a un personaje por una característica suya (ponerle un mote, vaya) como, en este caso, con "Tropa de asalto"; los lugares solitarios y retirados como refugio espiritual, como el sanatorio de Naoko; las relaciones de pareja con detalles de afecto y proximidad también le gustan, como el meter uno la mano en el bolsillo del abrigo del otro o incluso los sombreros rojos en las mujeres y los pozos.

Tokio Blues nos habla sobre los recuerdos de un estudiante universitario, en Tokio, en los últimos años de los sesenta y el comienzo de los setenta.

Esta novela gira básicamente sobre la idea de la muerte y el amor ya que están presentes a lo largo de todo el libro. Sigue escribiendo sobre esa dualidad e inseguridad que tenemos las personas hacia nosotros mismos y lo que nos dificulta en nuestra relación con el resto de la gente. Le da mucha importancia a la honestidad y sinceridad de las personas hacia sí mismas como camino para serlo hacia los demás y vencer nuestros miedos.

Tokio Blues tiene, más o menos, la misma estructura que "Crónica del pájaro..." (aunque no es, ni de lejos, tan surrealista) con un personaje principal, Watanabe, sobre el cual recae el peso de la historia que va teniendo encuentros con los más diversos personajes, e historias paralelas, que van entrando y saliendo de la historia con mayor o menor frencuencia.

En fin, me ha salido una crónica un tanto caótica ya que, al margen de que voy apuntando detalles sueltos mientras leo, y luego me cuesta darles forma, he perdido el post la primera vez que lo iba a publicar así que, seguro que me dejo cosas en el tintero. En todo caso, Tokio Blues, es un muy buen libro que me apunto para futuros regalos.

Copio algunas frases o párrafos que, por una razón u otra, me han llamado la atención:

"Así pasé de los dieciocho a los diecinueve años. El sol salía y se ponía; izaban la bandera y la arriaban. Y al llegar el domingo salía con la novia de mi amigo muerto. No tenía ni idea de qué estaba haciendo ni de qué vendría a continuación. "


"Watanabe, ¿crees que si triunfara la revolución cambiaría la actitud de los inspectores de Hacienda?
—Lo dudo muchísimo.
—Entonces yo no creo en la revolución. Yo sólo creo en el amor."


"«Mañana, después de lavar y tender la ropa, iré a la clase de las diez. Voy con Midori. Se llama Historia del Teatro II y ahora estamos estudiando a Eurípides. ¿Sabe quién es Eurípides? Un griego de la Antigüedad, uno de los tres grandes autores de la tragedia griega junto con Esquilo y Sófocles. Al parecer, se supone que murió devorado por los perros en Macedonia, pero hay quien disiente. En fin, éste es Eurípides. Yo prefiero a Sófocles, pero supongo que es cuestión de gustos. Así que no tengo nada que decir al respecto.
»La característica de su obra radica en que hay diferentes cosas que se van complicando las unas con las otras hasta que cualquier movimiento se hace imposible. Salen muchos personajes, cada uno con sus propias circunstancias, razones y quejas, todos persiguiendo, a su modo, la justicia y la felicidad. Por ello, todos acaban encontrándose en un callejón sin salida. Lógico, ¿no le parece? Es imposible que prevalezca la idea de justicia, que todos alcancen la felicidad. Y se produce el inevitable caos. ¿Entonces qué cree usted que sucede? En realidad, algo muy simple. Al final aparece un dios. Y controla el tráfico. Tú vas para allá, tú te quedas aquí. Tú te juntas con aquél, tú te quedas aquí un rato quieto. Todo se resuelve. A esto se le llama deus ex machina. En las obras de Eurípides suele aparecer casi siempre un deus ex machina, y sobre este punto la crítica está dividida.
»¡Sería tan cómodo que existiera un deus ex machina en el mundo real! ¿No le parece? Cuando alguien pensara: "¿Y ahora qué hago? ¡Estoy atrapado!", un dios bajaría deslizándose desde lo alto y lo resolvería todo. Nada podría ser más fácil. En fin, esto es Historia del Teatro II. Éstas son las cosas que estudiamos en la universidad."


"—No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres."

6 comentarios:

sibenik dijo...

Este libro me encantó. Con él descubrí a Haruki y profundicé en su obra (Me ha quedado muy sanchez dragorrrrllll)

Abrazos

alcorze dijo...

Lo de Sánchez Dragooorlllll es porque estás nervioso perdido ya que tienes un momento Tarantino XDDD

sibenik dijo...

Buf, tanto tiempo esperando para este acontecimiento histórico. Espero poder apurar algún pase en v.o.s por la noche.

Fdo: The Fucking Basterd

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Creo que fue Whitman el que escribio que un animal salvaje no siente pena por simismo cuando cae herido por la bala de algún cazador.

Salud.

Kevin dijo...

Hey, ese sí lo leí! xD
Creo que ya había comentado en el foro que no estaba muy seguro de qué pensar de él. Sigo igual.

Ah, pero cómo amé a Midori.

alcorze dijo...

Midori es grande. Es una gran chica, yo también la querría ;)