miércoles, 23 de junio de 2010

Libros leídos 2010 - 23

-
Libros 1 al 20
21 - Un artista del mundo flotante - Kazuo Ishiguro
22 - Crepúsculo - Stephanie Meyer
23 - Lo que el tiempo se llevó - Ward Moore


Lo que el tiempo se llevo (1953), Bring the Jubilee (Lo que el tiempo se llevó, Ed. Martínez Roca, col. Super Ficción núm. 113, Barcelona, 1989)

Lo que el tiempo se llevó se trata de una novela de ciencia ficción enclavada dentro del subgénero de las Ucronías. La novela trata sobre un futuro en el que los confederados vencieron en la Guerra Civil americana. Otras novelas famosas de este subgénero que he leído son Pavana y El hombre en el castiilo. Lo cierto es que ninguna de las dos me gustó mucho (ni ésta tampoco)... no sé si será el género en sí mismo o es que son regulares todas las novelas que he leído.

Y centrándonos en Lo que el tiempo se llevó (que tiene tela la traducción que le hicieron al título...); en esta novela, a través de los ojos de Hodge Backmaker (su personaje principal) vamos a ver mezclados la ucronía y los viajes en el tiemp (con su consiguiente posible efecto mariposa). Moore va a utilizar personas, hechos y lugares reales y los cambia, adecuándolos a la realidad ficticia que ha creado. Como hace, por poner un par de ejemplos, con Carl Jung o Eisenhower.


La novela comienza con estas reveladoras e interesantes líneas:

"Aunque estoy escribiendo estas líneas en 1877, no nací hasta 1921. No, no me he equivocado en las fechas ni en los tiempos verbales. Me explicaré."

El argumento gira en torno a Hodge Backmaker, un campesino al que le gustan los libros y la historia. Vamos a conocer el trascurrir de las ideas y andanzas de Hodge, un habitante de los derrotados y depauperados estados del Norte, desde que deja su pueblo natal para irse a la aventura a Nueva York. Una vez en NY acabará trabajando en la librería del Señor Tyss, un agitador del grupo extremista Gran Ejército. Su afán de conocimientos lo acabará llevando a Haggershaven, un refugio en el que viven un grupo de científicos y estudiosos que tratan que la cultura y la ciencia sobrevivan en unos Estados Unidos sumidos en una honda crisis económica y sobre todo social y de valores.

El estilo, y sobre todo el lenguaje, son muy cuidados aunque resultan un tanto anticuados, me recuerda, en cierta manera, al estilo de las novelas de Salgari o Verne pero sin su calidad y escrito varias décadas más tarde.

Lo cierto es que ha resultado ser una novela algo floja. Es interesante en su planteamiento, en cuanto a la situación histórica y sociedad reflejada, pero un tanto insulsa y cargante en su desarrollo. No llega a interesar realmente lo que nos cuenta. Además se pierde en divagaciones y discusiones filosóficas de todo tipo, sin mucho sentido. Los personajes son pocos y ligeramente sobreactuados.

Con este conjunto puedo decir que resulta una novela que se deja leer pero que a mí personalmente no me deja ningún poso (ni bueno ni malo) y que creo que no tardaré mucho en borrar de mi memoria. En cualquier caso no es ningún tostón y seguro que hay personas a las que les gusta más que a mí.

Dejo aquí algunas frases que, por una u otra razón, me han llamado la aténción:

"Mi sincera creencia de que los libros eran parte de la vida, y la parte más importante, no fue una etapa transitoria. La mayoría de los adolescentes sueñan con irse a los bosques de Dakota, Montana o Wyoming, contratarse en una compañía dirigida por una bella joven —este tema también es habitual en los libros de bolsillo—, descubrir el botín escondido por una banda de forajidos, o emigrar a Australia o a la República Sudafricana. La alternativa era enfrentarse a la realidad de los contratos, la de llevar la granja de la familia o el pequeño comercio. Yo sólo quería que me dejaran leer."

"La verdad es absoluta y eterna. Pero un hombre no puede ver todos los aspectos de la verdad. Lo máximo a lo que puede aspirar es a comprender un aspecto del todo. Por eso te recomiendo que seas escéptico, Hodge. Sé siempre escéptico."

"No, no, mi querido Hodge. Uno no puede esquivar la responsabilidad de elegir, sólo porque implique inconveniencias o tribulaciones."

7 comentarios:

Sonix dijo...

La verdad es que me llaman bastante estas novelas de viajes en el tiempo y ucronías últimamente... aunque dices que no es gran cosa, no sé, igual algún día me lo leo, posiblemente cuando tenga un ereader y lo pueda leer gratis. ;D
(Tienes razón, qué bestiajada lo de la traducción del título, uf)

alcorze dijo...

Es un libro relativamente cortito, Sonia, así que tampoco llega a cansar. Yo me lo he descargado así que si lo quieres ya sabes que anda por las bibliothekas ;D

JoP dijo...

Pues tal como lo planteas al principio parece interesante. Lástima que he leído el resto del post y se me han pasado las ganas.
De todas formas igual le hecho un vistazo por curiosidad, y si a los primeros 20 minutos no engancha pues fuera.
Es de agradecer que no hayan metido zombies en la historia, ultimamente esa moda me parece cargante. Aunque entiendo que haya gente a la que le guste.

alcorze dijo...

Echale un vistazo, JoP. El libro no está mal lo que sucede es que yo esperaba algo diferente.

Gabriel Bornes dijo...

Gracias por los datos.

Me gusta mucho leer tus reseñas literarias, excepto cuando son de zombis XDD

Salud.

Ana Laura dijo...

Aunque no te gusten mucho las ucronías, te recomiendo que pruebes a leer "El cuerno de caza" de Sarban - si es que no la has leído. Para mí fue una novela impactante que me hizo conocer el género antes de saber que se le llamaba ucronía. La leí de adolescente, y aún recuerdo la oración con que comenzaba el relato: "Es el terror lo indescriptible."

Espero que te guste, pero estoy casi segura de que sí (y es casi seguro de que cambiará tu opinión sobre las ucronías también)

Ahora me voy a leer lo que has escrito de Crepúsculo... jeje

alcorze dijo...

Me la apunto, Ana.

Besos!!!