martes, 20 de septiembre de 2011

Sanidad pública, ese gran tesoro que tenemos

Estos días que he estado enfermo he tenido ocasión de utilizar los servicios de la sanidad pública, en concreto de la de aquí, la aragonesa. Sé que tendemos a denostar a los servicios públicos, y más a la sanidad, así que yo, desde aquí, quiero hablar bien de esos profesionales. Sobre todo en estos tiempos en los que parece que, desde los propios gobiernos, se tiende a recortar y maltratar lo público.

Mi trabajo está relacionado con el mundo sanitario, hospitalario sobre todo, y algo conozco de cómo funciona tanto la sanidad privada como la pública.

Mi asistencia fué muy sencilla. El míércoles acudía ir a mi centro de salud a ver a mi médico de cabecera (pedí la cita por internet), no tuve que esperar prácticamente nada a que me atendiera y el centro de salud reune unas condiciones buenas.

Tras revisarme a fondo (se tomo su buen tiempo) me dió unas explicaciones claras y me mandó unas pruebas radiológicas para descartar una neumonía. Me explicó lo que tenía que hacer y al día siguiente acudí al ambulatorio con mi prescripción de radiografía urgente.

Una vez allí (fuí a primera hora) no tuve que esperar mucho hasta que me atendieron, Me hicieron las placas, me tuvieron que repetir una, y cuando vieron que estaba todo ok me avisaron por megafonía de que me podía ir.

Cuando fuí por la tarde de nuevo a mi médico de cabecera, ella ya tenía los resultados en su ordenador y pudo ajustar su diagnóstico. Creo que no se puede pedir más eficiencia y rapidez. Estas cosas no pasan en la sanidad privada. Allí hubiera tenido que esperar más e ir yo mismo con las radiografías.

Estoy seguro, lo sé de hecho, que no siempre funcionan así las cosas y que depende de tu zona sanitaria o si vives en un pueblo las cosas no son tan "perfectas". En cualquier caso nos podemos dar con un canto en los dientes con tener una asistencia sanitaria pública y universal ya que es una suerte de la que no todos los países disfrutan.


11 comentarios:

Belén dijo...

Como profesional de la sanidad pública... muchas gracias por esta palmadita en la espalda...

Besicos

alcorze dijo...

Gracias a vosotros Belén y, por supuesto, también al sector de la enseñanza pública, con el cual estoy también más que satisfecho.

La chica de las flores. dijo...

Por suerte he tenido que usar poco los servicios sanitarios, pero también confío en la Seguridad Social, como tú, y en las contadas ocasiones en que nos ha ocurrido algo en casa... chapeau!! una atención de 10!!

Será que he tenido suerte, pero cuando la gente se queja, no lo entiendo...

Besos!!

Angelillo dijo...

Hoy en día que hay que recortar, hacerlo en enseñanza o sanidad es clavar una estaca en el centro del Estado del Bienestar y en dos de los elementos más redistribuidores de la riqueza que hay y que más reducen la diferencia entre ricos y pobres.

Mirando a nuestros padres y nosotros, la gran diferencia es que nosotros hemos decidido nuestro futuro (estudios) y gracias a nuestra capacidad podemos llegar mucho más lejos que ellos y tener una calidad de vida (sanidad) mucho mejor. El copago sanitario y los recortes en educación son pasos hacia atrás. Puedo estar de acuerdo en que se abusa de la sanidad pública en los centros de atención primaria y (sobre todo) en las urgencias, pero son casos puntuales.

La sanidad en Madrid no es una maravilla. También es verdad que Madrid tiene 6 millones de habitantes, y abastecer a una población tan grande del servicio de sanidad es muy complicado. En mi caso no puedo hablar de tanta rapidez, aquí sí se da el caso contrario: es más rápida la sanidad privada para hacerte pruebas radiológicas y similares.

Aparte de todo lo anterior, lo realmente importe es que las pruebas hayan salido correctas.

Un abrazo.

LaLolaSh dijo...

Como decía aquel, me siento seguraaa con la sanidad que tenemos aquí. No hay más que viajar un poco por el mundo y ver que en ciertos sitios si enfermas es más seguro no acudir al médico. (O esa es la impresión que da). Por supuesto todo es mejorable y de hecho hay mucho que se podría mejorar simplemente con una buena organización y control del trabajo. Lo sé porque yo también he trabajado en hospitales.
Y no me extiendo más porque tendría rollo para rato.

Juan dijo...

Aquí, en Madrid, está la sanidad como la educación.

No te digo nada y te digo "tó" ;)

Susana dijo...

Pues permíteme decirte que mi experiencia no es tan buena como la tuya.

En primer lugar, si pides cita por internet, ves que no la hay hasta dos días después (te hablo de mi centro de salud, en el que sí o sí faltan médicos). Cuando llamas por teléfono te dicen lo mismo y si pides cita aunque sea al final de la consulta (porque, por ejemplo, has estado toda la noche con fiebre rondando/pasando los 39º) te dicen que bueno, que acudas a las 10'15 (¿No decían que no había huecos?).

Acudes con tu fiebre, tu tiritona y tu malestar general y ves que la doctora en cuestión lleva más de una hora de retraso (teniendo en cuenta que la consulta empieza a las 9, echa cuentas).

Partimos de la base de que la doctora a la que estoy adscrita NUNCA empieza su consulta a las 9, sino que rara vez es antes de las 9'15. Ya empezamos, por tanto, a acumular retraso. A partir de ahí (y ya sin ser resposabilidad suya) el retraso va aumentando exponencialmente porque ella es (a pesar de todo) una buena profesional, y si debe "perder" un buen rato con un paciente, lo pierde.

Otro ejemplo: en agosto de 2010 pedí cita para un especialista. ¿Fecha de la cita? Junio de 2011. ¿Sigo? Creo que no es necesario.

En resumen, que me alegro de que estés mejor y de que tu experiencia con la sanidad pública sea la que cuentas. Por mi experiencia, deja mucho que desear (insistiendo en que no siempre es culpa del médico sino del sistema, conste).

Un abrazo.

Bolzano dijo...

yo creo que por aquí no nos podemos quejar en general, pero la zona de la costa está un poco dejada de la mano de dios y las cosas no funcionan tan bien como tu nos cuentas. Que envidia sana, jo!
A ver si unos aprenden de otros en todos los sentidos, pero sobre todo en la gestión y así poder aprovechar al máximo los recursos que tienen. sí, el tijeretazo aquí se las trae. La cosa va a peor.

alcorze dijo...

la chica, ya sabemos que en este pais quejarse y hablar mal de otros es, por desgracia, el deporte nacional

Gracias Angelillo, lo cierto es que lo importante es que las pruebas salieron bien. En cuanto a la sanidad es que creo que es dificilísimo en conciliar dar una gran asistencia. En Madrid por ejemplo por exceso de personas y aquí en Aragón tenemos cientos de pequeños pueblos de alrededor de 200 habitantes y todos tienen su médico que va uno o dos días a la semana. Es decir, tenemos el problema de la dispersion y que los profesionales, sobre todo los especialistas, no quieren ir al medio rural.

Cierto Lalolash, respecto al horario de atención y organización habría mucho que hablar.

Juan, jejeje, esa frase tan chanante es de lo más explicativa

Lo cierto es que por lo cuentas, Susana, está claro que no en todos los centros hay el mismo personal disponible. yo por ejemplo tengo el médico por las tardes y eso hace que esté más descongestionada la consulta, sin embargo la pediatra la tengo por las mañanas y no suele haber problemas. Una buena parte de la culpa la tiene la organización y el que no se impongan turnos rigurosos obligando a especialistas, cirujanos, etc a atender por la tarde en el seguro en lugra de en su consulta. Pero otra parte bien importante de culpa la tenemos los propios pacientes ya que el otro día me quedé sorprendido de la cantidad de gente que llamaban y no estaban, es decir, que renunciaban a una prueba médica. Eso por no hablar de la gente que acude al consultorio siempre tarde. En fin, aquí por lo menos si nos ponemos enfermos nos atienden y no nos pasa como en USA. ¡Un abrazo!

Bolzano, yo es que creo que el tema de la sanidad tendría que haber seguido siemdo una cobertura estatal. No es de recibo lo que pasa en algunas zonas con la asistencia sanitaria.

Perse dijo...

Yo soy partidaria de la sanidad pública y esto es como en todo, en algunos sitios funciona mejor y en otros peor. Pero al menos la tenemos ;)

Carol dijo...

Es un gran privilegio del que no nos damos cuenta, estamos tana costumbrados que lo vemos tan normal, has visto la peli de Sicko de Michael Moore? Es una pasada, te la recomiendo, ves el terrible sistema sanitario norteamericano donde si no tienes dinero ya te puedes morir que les da igual. Espero que no nos dejen nunca sin sanidad, educación etc públicos, porque dentro de sus fallos, como todo, funcionan fenomenal y muchos los necesitamos, que no todos nos podemos ir a clínicas privadas. Espero que estés totalmente sano :) Un abrazo