miércoles, 11 de abril de 2012

Libros leídos 2012 - 16 - Nosotros - Yevgueni Zamiatin

- Libros 1 al 10
- 11 - Noche de los enamorados - Félix Romeo
- 12 - Eterna - Guillermo del Toro y Chuck Hogan
- 13 - Shibumi - Trevanian
- 14 - Lejos del miedo - Virginia Pino Cózar
- 15 - Zombie Nation - David Wellington
- 16 - Nosotros - Yevgueni Zamiatin

es una portada de una edición inglesa, pero es tan chula que la he puesto la primera

"Estado único, salve! ¡Salve, Bienhechor!... ¡Salve, números!"
"Yo, el número D-503, el constructor del Integral, soy tan sólo uno de los muchos matemáticos del Estado único. Mi pluma, habituada a los números, no es capaz de crear una melodía de asonancias y ritmos. Solamente puedo reproducir lo que veo, lo que pienso y, decirlo más exactamente, lo que pensamos NOSOTROS, ésta es la palabra acertada, la palabra adecuada, y por esta razón quiero que mis anotaciones lleven por título NOSOTROS."

Nosotros es una novela publicada por el ruso Yevgueni Zamiatin (podéis ver su nombre escrito de diversas maneras) en 1922. Se trata de una novela perteneciente al género distópico. Se la considera una de las novelas precursoras de dicho género futurista. Según palabras del propio George Orwell le sirvió de influencia cuando escribió 1984, de hecho ambas novelas siguen un esquema y argumento muy similares.

Pese a que este tipo de novelas que plantean hipótesis sobre el futuro me gusta mucho, Nosotros no lo ha hecho tanto. Al menos en su faceta como novela, ya como experimento sociológico no está mal.

La novela consta de una estructura de diario en la que el narrador, D-503 el constructor de El Integral (un cohete), va recogiendo anotaciones de lo más variado sobre las semanas previas al lanzamiento del cohete. Su objetivo es incluir ese diario en el cohete y, por tanto, está dirigido a un futuro lector desconocido.

La sociedad vive en ciudades aisladas, unas de otras y a su vez del exterior por el llamado Muro verde. La forma de gobierno es un Estado Unico bajo la tutela de una figura llamada el Gran Protector. La sociedad está constituida por personas (números) totalmente desprovistos de personalidad, intimidad y pensamiento propio. Se rigen por la Tabla de ls Leyes, una serie de normas que marcan lo que hay que hacer durante 22 horas al día, dejando sólo dos hora como "las horas personales".

Nuestro personaje está totalmente adoctrinado hasta que, por unas serie de circunstancias empiezan a surgirle dudas, a descubrir el amor y su propio yo.

Como veis el argumento y fondo de 1984 es calcado a Nosotros, aunque la novela de Orwell es mucho más amenas y está mejor escrita, pero la idea es del ruso Zamiatin.

portada fea de narices, no sé qué pinta Oscar en una novela de ciencia ficción rusa de principios del siglo XX

Lo que no me ha gustado de esta novela es que, cuando empiezan las dudas del individuo como tal, se le desquicia la mente. La narración se vuelve más espesa y difícil de seguir ya que la componen en exclusiva las
divagaciones del protagonista . He de confesar que, en algunas ocasiones,  por la propia naturaleza de las reflexiones del narrador, no me enteraba muy bien de qué me estaban contando. Aunque supongo que también influirá el leer a salto de mata textos más complejos en el ordenador 

Me ha resultado curioso que Zamiatin como buen ruso (de la época) haga hincapié en que la revolución (a través del descubrimiento del amor como en 1984) y el cambio de un sistema opresor constituya un objetivo del hombre. En ese aspecto me ha parecido una valiente crítica al sistema (el de la Rusia revolucionaria) amparado dentro de una narración más filosófica, metafísica y divagadora.

En definitiva se trata de una experiencia lectora curiosa. No es que me haya apasionado pero me ha resultado muy interesante su lectura.

Estas son algunas frases que me han llamado la atención:
"Y todos cuantos estaban sentados con razón reían. Tan sólo unos pocos... Pero... ¿por qué también yo... yo?"

"Los mecanismos no poseen fantasía.
Acaso habéis visto alguna vez que durante la labor se dibuje una sonrisa abstraída y soñadora en el rostro de un cilindro de bomba. ¿Es que habéis sabido jamás que las grúas, por la noche, durante las horas que deben consagrarse exclusivamente al descanso, comiencen a agitarse inquietas de un lado para otro y acaben por suspirar?
¡No!
Pero en vosotros - os debería dar vergüenza - los Protectores descubren esta sonrisa y estos suspiros cada vez con mayor frecuencia. Realmente, habéis de bajar la mirada, avergonzados por vuestra culpa. Los historiadores del Estado único piden su dimisión, porque no quieren dejar constancia en la historia de estas circunstancias trágicas e indignas. Pero no es vuestra la culpa..., estáis enfermos. Vuestra enfermedad se llama fantasía."

"La fantasía es un gusano que carcome e imprime unos surcos negros en vuestras frentes, es una fiebre que os impulsa a seguir corriendo adelante y cada vez más adelante, aun cuando este avanzar comience ahí donde acaba vuestra dicha. La fantasía es el último obstáculo en el camino hacia la felicidad."
"Si tuviera madre, como nuestros antepasados tenían..., para ella yo no sería el constructor del Integral, ni el número D-503, ni una molécula del Estado único, sino simplemente una persona, una parte de su propio ser..., una parte de su yo; una mísera piedra, herida, repudiada... pero ella me escucharía y me consolaría..."

4 comentarios:

Maria dijo...

Me apunto a leer el libro.

alcorze dijo...

Ya contarás qué te parece. A mí me ha resultado interesante.

David Gómez (Bolzano) dijo...

Al principio de la reseña he abierto los ojos como platos, pero poco a poco me he ido desilusionando. No creo que tenga un hueco en mi lista, pero creo que siempre es bueno investigar y arriesgarse con título y autores nuevos para poder así descubrir nuecas e interesantes cosas.
Y buena reseña, aunque el autor no creo que dijere lo mismo, jejeje.

Saludos.

alcorze dijo...

Jo, David, es que al final es espeso un rato largo.