miércoles, 1 de agosto de 2012

Salir a la fresca

A meter el balón por esa escultura se dedica mi hijo con sus amigos XDD

Como es lógico en verano ando bastante desaparecido. Entre el trabajo y el subir y bajar al pueblo no tengo mucho tiempo de actualizar el blog ni de hacer muchas más cosas.

Una de las cosas que se hacen en el pueblo, al menos en esta zona de Aragón que es tan calurosa, es bajar a la fresca. En la plaza del pueblo, la que véis parcialmente en la foto, se juntan a partir de las diez y media de la noche, más o menos,  y hasta los doce o más, los niños del pueblo a jugar. Juegan a fútbol, a correr, a los juegos de toda la vida. Los padres bajamos también y así los controlas un poco por si pasa algún coche.

Es una costumbre bonita y agradable, ya que te permite charlar un rato y acabar el día lejos de sofás y teles. En mi caso lo único "malo" es que como luego me levanto a las seis para venirme a Zaragoza casi no descanso, hoy, que no subo al pueblo, me arrearé buena siesta ;)

¡¡¡Feliz mes de agosto!!!

Por cierto, lo de detrás es mi casa y una vista parcial de mi furgoneta, aunque en ese momento la tenía un pelín perjudicada ;)

15 comentarios:

Monidala dijo...

Que "de otro tiempo" todo... XDDD Morriña de la infancia!
Anda mira, la Alcorzeneta!

LaLolaSh dijo...

Calla, calla! Que yo he llegado a ver gente a la fresca con la tele en la calle. Eso sí que tiene delito!

Víctor Tudela dijo...

Qué buenas esas noches de verano en el pueblo, que hay lugar para todos...un abrazo y a disfrutar...

Drywater dijo...

Pero no has dicho si la meten con la mano o con el pie. Supongo que será con el pie.

Un abrazo

Drywater dijo...

Por cierto, ¿cuál es tu pueblo monegrino? Si se puede decir...

David Gómez (Bolzano) dijo...

Que suerte que todavía existan sitios donde se puede jugar a meter la pelota entre los barrotes de una estatua. Que tiempos aquellos donde podíamos hacer casi lo que quisiéramos con la imaginación y pasar un buen rato sin molestar a nadie.
Saludos

alcorze dijo...

Lo cierto es que es una suerte el poder disfrutar todavía de costumbres tan sanas.

El balón lo meten con el pie y el pueblo es Poleñino.

mientrasleo dijo...

La verdad es que los que vivimos en ciudades no sabemos bien lo que nos perdemos, llevando siempre a los niños de la mano y atontados para muchas cosas.
La escultura... enciendo que tiren al balón.
Vivo en el norte así que refresca a las horas más insospechadas, por si en Aragón no encuentras frío jajaja
Besos

Angelillo dijo...

Pues qué gustazo, porque aquí no refresca ni a las 12. Esta mañana hacían 30 grados en la cocina nada más levantarme.

alcorze dijo...

Por aquí también hace mucho calor pero en los pueblos siempre hace menos. Allí no hay ni asfalto, ni casas apretadas ni todos los coches y los aires aocndicionados echando mierda al ambiente. Siempre hay tres o cuatro grados menos y eso se nota.

Cuando voy al amanecer a Zaragoza, desde lo alto de la sierra de Alcubierre se ve la seta de calor y porquería instalada encima de Zaragoza, y eso que aquí, con el cierzo, se ventila todo bastante. ¡Un abrazo!

Sonix dijo...

Pues a mí me encanta, aquí no puedo ni pensar en bajar a tomar el fresco, así que me da una sana envidia ver que vivís en una zona tan buena y donde los críos pueden jugar.
Un beso y a disfrutar del verano y de los niños!

alcorze dijo...

Muchas gracias, Sonia. La verdad es que el estar en el pueblo les va de miedo ya que hacen un montón de cosas diferentes, y para los mayores pues tampoco está mal.

Otro beso para tí y un fuerte abrazo para Carlos. A ver si nos vemos pronto :)

Jolan dijo...

Envidia que me dais los que tenéis pueblo! :( Los urbanitas como yo no tenemos donde refugiarnos en los días sueltos de verano y fines de semana varios al año...

Juanito dijo...

¡Qué buen recuerdo jugar al fútbol en la calle con amigos!
O en la plaza de la esquina (vivo en una pequeña ciudad de solo 15.000 habitantes!
Gracias, Alcorze, por traer aquellos buenos viejos tiempos a mi cabeza.
¡Saludos!

alcorze dijo...

Lo cierto es que es una suere, Jolan, el tener un sitio al que acudir.

Juanito, en el pueblo nuestro hay 225 habitantes en inviertno, ahora en verano se duplico la población y es una gozada.