jueves, 18 de octubre de 2012

Libros leídos 2012 - 43 - Nocturnos - Kazuo Ishiguro

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- 41 - Ready Player One - Ernest Cline
- 42 - Mañana 2 - En tierra de tinieblas - John Marsden
- 43 - Nocturnos - Kazuo Ishiguro

portada de la edición de Anagrama

Nocturnos es un libro de relatos escrito por Kazuo Ishiguro. Autor del que ya he leído otras novelas y que me enganchó desde que le leí Nunca me abandones. Sus relatos son, como dice la portada del libro, Cinco historias de música y crepúsculo. Cinco historias de confidencias en voz baja, con suave música de fondo. Son todos ellos relatos sencillos, sin un propósito claro ni un final necesario. Retratan momentos fugaces en la vida de las personas.

Los relatos son estos cinco:

• El cantante melódico
• «Come Rain or Come Shine»
• Malvern Hills
• Nocturno
• Violonchelistas

El cantante melódico

El protagonista es Janeck, Un guitarrista de origen polaco que toca en la Plaza de San Marcos en Venecia. Allí conocerá a Tony Gardner. Un cantante melódico norteamericano del que su madre tenía todos sus discos. En un encuentro que durará una noche, junto con Lindy,la mujer de Gardner,  hablarán del pasado, del futuro, de la vida y del amor. Es un relato fresco aunque con un fondo de tristeza y melancolía sobre la juventud de dos personas maduras.

«Come Rain or Come Shine»

Tenemos a un trío de protagonista. Ray, el narrador, Charlie, su mejor amigo, y Emily, novia de Charlie y a su vez su amiga. Es esta la historia de una pareja de melómanos que cimentaron su profunda amistad sobre su amor por las viejas canciones de Broadway. Pasados los años, y en el trascurso de una visita de Ray a sus viejos amigos en Inglaterra, mantendrán un extraño encuentro en el hogar de ellos. De nuevo tenemos un relato, similar a una comedia de enredo, en el que nos cuentan la historia de una pareja y un tercero al que involucrarán en su relación ya rota 

en un hotelito como éste se desarrolla el siguiente relato

Malvern Hills

En este caso nuestro narrador es un músico londinense, compositor y cantante que, junto a su guitarra acústica, intenta encontar hueco en alguna banda. Una historia de desengaño ambientada en Malvern Hills, una zona rural del este de Inglaterra en la que vive Maggie, regentando un hotel, la hermana mayor del narrador. Allí, como en los anteriores relatos, nuestro cuentahistorias entablará contacto con una pareja. En este caso dos músicos suizos de vacaciones en la zona. Ellos le hablaraán, entre otras cosas, y en un tono no exento de reproche,  de su único hijo, al que ya no ven. Una historia de desengaños e incomprensión.

Nocturno

En este relato recuperamos a Lindy Gardner, uno de los personajes del primer relato. Es la excusa para presentar a Steve, un saxofonista sin mucho éxito que decide someterse a una operación de cirugía estética para relanzar su carrera. Ambos ocuparán habitaciones contiguas durante su convalecencia en el hotel de reposo en el que se recuperan de sus respectivas intervenciones. El camino que seguirá Steve hasta llegar a esa clínica, junto con la extraña y curiosa relación que establecerá con Lindy componen el argumento de este relato.  Es una divertida historia sobre las vueltas que (nos) da la vida y las situaciones un tanto absurdas que nos pueden suceder. En mi opinión el mejor de todos. Un relato de sobresaliente.



músicos tocando en una terraza de la Plaza de San Marcos, en Venecia

Violonchelistas

En esta ocasión recuperamos la Piazza de San Marcos,  el escenario del primer relato. Uno de los músicos que allí tocan volverá a ver a Tíbor, un violonchelista húngaro que tocó en su grupo durante un verano. Ese reencuentro será la excusa para volcar una serie de recuerdos y de pensamientos sobre la relación que el propio Tíbor tuvo con Eloise McCormack, una turista norteamericana que también era violonchelista. Es la historia de una amistad, casi un amor, de verano, aunque visto desde una perspectiva diferente.

Todos los relatos de esta antología me han gustado y a todos les doy una nota alta. Hasta ahora, como novelista Ishiguro siempre me había gustado mucho. En el relato corto sigue manteniendo una forma de contarnos cosas que lo hace especial. Tal vez sea esa mezcla entre el caracter japonés y británico que tiene.


Un par de fragmentos que me han gustado:

"A finales de los años ochenta se decía que se ganaba mucho dinero dando clases en Japón y pensé seriamente en ir, aunque al final quedó en nada. También pensé en ir a Brasil, incluso leí varios libros sobre su cultura y envié solicitudes. No sé por qué, pero nunca he llegado tan lejos. El sur de Italia, una breve temporada en Portugal y otra vez a España. Y cuando nos damos cuenta, tenemos cuarenta y siete años, y los compañeros de promoción hace tiempo que han sido reemplazados por una generación que cotillea de cosas diferentes, se droga con otros productos y oye distinta música."

"—Si Tilo estuviera aquí —dijo— le diría que no se desanime nunca. Le diría: naturalmente que debe ir a Londres y formar su propia banda. Naturalmente que tendrá éxito. Eso es lo que le diría Tilo. Porque él es así.
—¿Y qué diría usted?
—Le diría lo mismo. Porque es joven y tiene talento. Pero no estoy tan segura. La vida ya nos trae muchos desengaños por sí sola. Si encima tiene esos sueños... —Sonrió y se encogió de hombros—. Pero no debería decirle estas cosas. No soy buen ejemplo para usted. Además, me doy cuenta de que usted se parece más a Tilo. Si hay decepciones, seguirá adelante a pesar de todo. Dirá usted: al igual que él, tengo mucha suerte. —Me miró durante unos segundos, como si quisiera memorizar mis rasgos. La brisa le agitó el pelo, añadiendo años a los que ya tenía—. Le deseo mucha suerte —dijo."

8 comentarios:

Maria dijo...

Leí "Lo que queda del día" y, como lo que cuentas suena bien, me llevaré éste en la maleta de vuelta a casa.

Un abrazo

alcorze dijo...

Lo que queda del día me gustó. Es una novela que transmite contención y emoción a partes iguales.

mientrasleo dijo...

A mi me gustó más Lo que queda del día ya que lo comentáis.
Por cierto, quería dejarte un enlace... ¿Con quien te quedas para Roland?
http://www.estrenosdecine.net/noticias/8948/

alcorze dijo...

A mi creo que también me gustó más esa. En el primer puesto está Nunca me abandones y luego Un artista del mundo flotante. Una novela que me gustó especialmente.

Y en cuanto a tu pregunta a Bardem no lo quería ni ver. No es por cómo me pueda caer. Es porque no es Roland para nada. Creo que Crowe pega más. Aunque Roland es y será siempre el viejo Clint Eastwood

mientrasleo dijo...

Coincidimos en todo... Nunca me abandones es una novela tremenda!

Y Roland es Eastwood, el viejo pistolero desaliñado con pinta de maldito casi... Si te digo la verdad tampoco veo a Crowe en el papel.
Besos

David Gómez (Bolzano) dijo...

Me gustó Nunca me abandones y me apunto tu recomendación y más si a todos los relatos les das una nota alta y siendo un fan de los escritores japoneses como soy (en general)

Saludos y buena reseña.

alcorze dijo...

A mi me gusta Ishiguro, David, tiene un estilo muy particular, reposado que a mi me llega. Estos relatos son sencillos, pero con mucho fondo.

Víctor Tudela dijo...

Lo apunto, espero encontrar un hueco entre la montaña que todavía me espera a falta de tiempo...Un abrazo.