martes, 17 de septiembre de 2013

Libros leídos 2013 - 46 - Ciudad Humana - Carlos J. LLuch

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- 41 - Battle Royale - Koushun Takami
- 42 - El amantte de Janis Joplin - Elmer Mendoza
- 43 - Balas de plata - Elmer Mendoza
- 44 - Corazón de piedra. Hecatombe - Francisco José Palacios Gómez
- 45 - La prueba del ácido - Elmer Mendoza
- 46 - Ciudad Humana - Carlos J. LLuch


Ciudad humana, escrita por Carlos J. LLuch, es una novela en la que, veinte años después de un apoalipsis zombi, la ciudad de Cartagena se ha convertido en un refugio para las alrededor de cien mil personas que, llegadas desde todos los puntos, viven allí.

Es esta una historia centrada en los vivos, y en como se han organizado y todas las decisiones que tuvieron que tomar para sobrevivir de forma organizada y, como, pese a todo hay personas que quieren sabotear la ciudad haciendo que todos sus habitantes mueran. Al igual que en The Walking Dead todo el mundo está infectado, solo que no se transforma salvo que sea herido por otro zombi o fallezca de forma natural.

Gonzalo el presidente de la ciudad, Alejandro su ayudante y Nacho el jefe de los z-men (la polcía) son sobre los que cae casi todo el peso de la novela. El problema que les veo es que son de un perfil demasiado bajo, un tanto pueriles. Son humanos y están sujetos al error, pero para conseguir lo que han hecho deberían saber actuar un poco mejor y no írseles la boca o los puños a la primera de cambio. Esto les resta veracidad, unido a un tono un tanto paternalista y que los diálogos son algo pobres.

"— Eh, machote, para el carro —le dijo Nacho mientras se encaraba con él —. ¿Tu mamá no te enseñó que era de pésima educación arrojar cadáveres en las alfombras de la gente? ¿Por qué no te relajas y nos cuentas a qué viene este numerito?— Sólo te lo voy a decir una vez, matón de pacotilla —le respondió sir Conroy—. No vengo a hablar con mindundis, vengo ahablar con el jefazo en persona y a pedirle explicaciones, así que aparta."

el Parque de los patos de Cartagena

Se trata de una novela que alterna cosas buenas con otras que a mí no me han gustado. Creo que es una novela con una muy buena idea de partida, que mantiene el interés a lo largo de todo la novela,  pero novelizada de forma regular. En el lado positivo quiero resaltar las perfectas y cuidadas descripciones que hace el autor sobre la ciudad de Cartagena y sus tradiciones, ciudad que se nota que quiere y siente por los cuatro costados.
 
En resumen es una novela entretenida, con fallos, pero con la que pasar un rato distendido. En cualquiere caso me deja con ganas de leer más a Carlos J. Lluch

6 comentarios:

Ana Blasfuemia dijo...

Aunque la temática zombi me atrae de cuando en cuando, y además he tenido buenas experiencias (lectoras) cuando me he puesto con algún libro sobre zombis, sin embargo me parece que este lo voy a dejar pasar. No son tan fan de estos libros como para leer cualquiera y prefiero ir sobre seguro.

Gracias por la reseña y un saludo!

Carlos J. Lluch dijo...

Hey, muchas gracias por tomarte la molestia de reseñarla. Con tu permiso, pongo el enlace en mi muro. Un abrazo.

David Gómez dijo...

Creo que es bueno encontrar autores se se pregunten lo que pasaría después y no tanto el proceso.
Los errores se pueden pulir, pero creo que si mantiene la tensión puede ser una buena baza de futuro.

alcorze dijo...

Bueno, Ana, la oferta es muy amplia en los libros de temática zombi sin duda. Un saludo.

Carlos, muchas gracias por tus palabras y por admitir con tanta elegancia algún pequeño palo que le he dado a la novela. Un gran abrazo.

David. Como siempre tus comentarios son de lo más acertados. Esa es la idea. Los errores los podemos ir puliendo pero si ya partimos de posiciones equivocadas es más difícil. En este caso yo creo que hay muy buena base.

mientrasleo dijo...

No lo conocía, por lo que dices es un nombre a descubrir y la temática me gusta así que echaré un ojo
Besos

Oscar Garrido dijo...

Para mí, lo más impactante de este libro (y no es fácil quedarse solo con una cosa) es la manera de reconstruir la sociedad. Me parece acertado que Carlos haga especial hincapié en este tema, al margen de los zombis, que también molan.