lunes, 30 de septiembre de 2013

Palabras perdidas


 
 
- ¡He reclamado silencio! -barbotó con voz ronca.
- ¿Os dirigís a mí? - inquirió el doctor.
- ¡Sí a vos! -respondió el capitán.
R.L.Stevenson - La isla del tesoro


Tengo se levantó de la silla y echó un vistazo al lomo de los libros colocados en la estantería. La mayoría eran novelas históricas. Estaba la colección completa de Daibosatsu-toge. Pero Tengo no se sentía con ganas de leer en voz alta delante de su padre una novela antigua en la que se utilizaban palabras anticuadas.
Haruki Murakami 1Q84


Todas las noches les leo a mis hijos, antes de dormirse, un capítulo de La isla del tesoro, una antigua edición de la Editorial Felicidad que cogí un día de la basura. Yo empecé a leer con Salgari, Verne, Karl May, etc, en libros que olían a antiguo y utilizaban el mismo tipo de vocabulario que he copiado más arriba.

Al recuperar ese vocabulario estos días, disfruto, ya que, recuerdos al margen, recupero un montón de palabras que me gustan y que ya tan apenas uso. Supongo que será por lo mismo que nos cuenta Murakami en 1Q84, novela que estoy leyendo actualmente.

Personalmente, aunque entiendo que haya palabras que caigan en desuso, creo que no deberíamos al menos de dejar de conocerlas, y leer este tipo de libros ayuda a que eso suceda.

¿Y vosotros qué opináis acerca de estas palabras perdidas?

8 comentarios:

David Gómez dijo...

Me gusta pensar que la mayoría de padres les leen cuentos a sus hijos y que fomentan la lectura, pero supongo que es una imagen idílica y por ello quiero felicitarte.
Creo que se deben potenciar esas lecturas que resuenan a antiguo pero saben con el queso viejo.

Y sobre 1Q84 que decirte: un novelón.
Saludos

Ana Blasfuemia dijo...

Precioso que leas a tus hijos esta joyita, recuperar no sólo las palabras, también la aventura.

Un saludo!

unlibroparaleer.com dijo...

A mí me encantan, podrían recuperarse de alguna forma...
Saludos.

Yoli dijo...

me parece genial recuperarlas, más en estos tiempos en los que con tanto sms,washp,y la biblia en verso, vamos acortando palabras e incluso cometiendo más faltas que antes.bs

mientrasleo dijo...

Me gustan los libros, me gusta La isla del tesoro y me gusta Murakami y me suelo detener en este tipo de palabras que creo aportan un halo especial a los libros. Muchas veces me cansa encontrarme justo lo contrario, demasiado coloquialismo
Besos

alcorze dijo...

Lo cierto, amigos, es que estos días estoy disfrutantdo con estos breves capítulos (es una edición juvenil) ya que me doy cuenta de que, como dice, mientrasleo, cada vez el lenguaje se torna más coloquial y se va empobreciendo.

naranjitowei dijo...

Es cierto. El lenguaje va a peor. No es que sea un racista del idioma, pero el spanglish que se está creando gracias a las nuevas tecnologías lleva a que dejen de usarse palabras que perfectamente podrían sustituir a las anglosajonas.

Por otro lado, cada vez se valora menos el escribir bien, sin errores gramaticales y por supuesto ortográficos. Es curioso ver a escritores jactándose de que ya lo corregirán otros, que su trabajo es sólo escribir. Por supuesto que yo, escritor novel y fanático de la lectura, cometo fallos, como todos, pero desmerecer el cuidado del idioma es un error que no quiero cometer.

He dicho.

P.D.: La Isla del Tesoro creo que es uno de los primeros libros que leí.

Cyllan dijo...

Yo les leo el principio y cuando están atrapados por la historia les insto a que sigan ellos. Ahora ha ocurrido con La historia interminable, por ejemplo.
En cuanto a las palabras "antiguas", a veces me llaman Don Quijote. Con eso te lo digo todo :P