martes, 11 de febrero de 2014

Tordocop

armados y peligrosos, estorninators en acción

Mientras caminaba esta fría mañana rumbo al trabajo me he quedado viendo un anuncio de la nueva versión de la ochentera Robocop. Lo cierto es que cada vez se rasca más en el baúl de los ochenta, y se empiezan a rehacer hasta aquellas cosas no tan buenas de la época. Supongo que será falta de imaginación en la época actual.

El caso es que a mí me ha venido a la cabeza la particular versión aragonesa de aquel justiciero. En concreto del oscense Tordocop, también conocido como estorninator. Corría el año 1995 y el parque de Huesca sufría una plaga de tordos (estorninos).

El caso es que el Ayuntamiento de Huesca decidió espantarlos a tiros. Primero mandaron cazadores a soltar perdigonazos por todo el parque y, más tarde, como aquello era muy cansado y costoso, decidieron crear unos espantapájaros robóticos que ahuyentaran a los pajaricos.
no hay tordo que se resista al aullido de Tordocop

El caso es que crearon unos autómatas, los subieron a un pino y allí estuvieron un tiempo dando mal hasta que los pájaros, cuya sabiduría no es poca, y está por encima de la de concejales, alcaldes y técnicos más o menos cualificados, decidieron volver al parque a comerse todo lo que podían y a seguir cagándose encima de los ciudadanos.

La noticia, aun sin internet, fué viral y dió el salto a los medios nacionales. En un claro ejemplo de que, en los noventa, tampoco la prensa tenía muchas cosas que contar.

¡Buen martes!

Imágenes obtenidas de visitarhuesca.com

2 comentarios:

Jose Joaquin G.H dijo...

Muy bueno jajaj

Felipe Reyes dijo...

jajajajajajaa genial. Muy creativos por cierto.