miércoles, 3 de diciembre de 2014

Libros leídos 2014 - 53 - Malevil - Robert Merle

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- Libros 41 al 50
- 51 - Tropas del espacio - Robert A. Heinlein
- 52 - Anxious - Eva M. Soler e Idoia Amo
- 53 - Malevil - Robert Merle


"En la Escuela Normal teníamos un profesor enamorado de la magdalena de Proust. Bajo su férula estudié, admirado, ese famoso texto. Pero ahora, con más perspectiva, me parece asaz literaria la tal. Bueno, sé muy bien que un sabor o una melodía traen a la memoria, nítidamente, el recuerdo de un momento. Pero es una cuestión de pocos segundos. Una luz breve, el telón cae y el presente, tiránico, ahí está. Volver a encontrar todo el pasado en una masita ablandada por una infusión, qué delicioso sería, si fuera cierto."


Malevil es una novela francesa escrita por Robert Merle en 1972 y ambientada a finales de los años setenta del siglo XX. Encuadrada dentro del género postapocalíptico, propio de la época, gira en torno a lo sucedido tras El día del acontecimiento (una explosión atómica que arrasó buena parte del mundo), los recuerdos del pasado y la ausencia de un futuro claro angustian al narrador de la historia: Emanuel Comte. Un hombre de mediana edad, soltero, sencillo y culto. Antiguo director del colegio del pequeño pueblo de Malejac y propietario de las ruinas del castillo de Malevil, que fué restaurando poco a poco.

A través de sus notas iremos conociendo una historia de tesón y amistad junto a sus antiguos compañeros: La Menou, Momo su hijo, Peyssou, Meyssonnier y  Colin y algún que otro superviviente. Thomas, un amigo de Emanuel, también hará pequeñas anotaciones en ese diario, matizando y ampliando alguna cuestión de las narradas por él.
este no es el castillo de Malevil, es el de La Commarque, pero se le parece un montón al imaginado por Robert Merle

Los supervivientes que quedarán en la Tierra, tal como si fueran naúfragos, se verán obligados a sobrevivir, a volver a labrar la tierra, criar animales, sin olvidar el intentar reconstruir una pequeña sociedad en la que todo está por hacer y muchos conceptos y estructuras sociales y morales tendrán que ser revisados. Todo ello desde la perspectiva de gente que vive en el medio rural, apegada a la tierra y con una forma de ser realista, pero en la que la amistad, el bien común y el preocuparse por los vecinos es algo inherente a ellos. Es esto lo que, desde mi punto de vista, hace tan especial a Malevil.

No es la primera vez que leo Malevil. Caí rendido a sus pies hace unos años, cuando la leí por vez primera, y he vuelto a hacerlo en esta segunda relectura por varias razones: el estilo depurado y reposado de Robert Merle, con un cuidado vocabulario, de traducción argentina de su época, casi anticuado, pero dotado de belleza, fuerza, picardía y una buena dosis de humor soterrado. Por otro lado una historia que cautiva tanto por lo que cuenta por cómo lo cuenta, de esas que ponen en valor las palabras. En este sentido la ciencia ficción francesa siempre me ha parecido particularmente interesante, no en vano son los herederos de Verne

bien podrían ser estos parte de los restos de Malejac o La Roque

"Estamos muy ocupados y sin embargo, nada nos apura. Disponemos de amplios descansos. El ritmo de vida es lento. Cosa extraña, aunque las jornadas tengan el mismo número de horas, nos parecen infinitamente más largas. En el fondo, todas esas máquinas que se suponía eran para facilitar nuestras tareas, autos, teléfono, tractor, cortadoras, trituradora de granos, sierra circular, las facilitaban, es cierto. Pero tenían también por efecto acelerar el tiempo. Se quería hacer demasiadas cosas demasiado rápido. Las máquinas estaban siempre en los talones, apurándonos."

Malevil es una gran novela, plagada de buenas conversaciones, de frases cortas, cargadas de astucia, directas y sin muchos rodeos, como la gente de campo, de reflexiones sobre la vida, que además nos cuenta una historia de aventuras y supervivencia como las de antes, en la línea de La tierra permanece de George R. Stewart.

Como título en solitario, y al haber sido sólo publicada en castellano por Emecé en Argentina, Malevil está totalmente descatalogada (aunque es posible, al igual que hice yo, adquirirla en Argentina a través de Mercadolibre). No obstante Malevil está publicada también dentro de una selección de relatos del Reader's Digest, aunque desconozco si es la novela completa o condensada (tengo dudas por el tamaño del libro). Por tanto, para poder disfrutar de la lectura de esta fantástica historia, lo mejor es acudir al formato ebook de alguna conocida ebiblioteca virtual en la que se pueden encontrar títulos clásicos que ya han sido descatalogados. También existe la posibilidad  de ver su adaptación cinematográfica de 1981.

Por terminar, no puedo sino recomendar esta joya de la ciencia ficción de los setenta. Una novela que encuentra el equilibrio entre conceptos éticos y morales y formas de ser del pasado y otros que, aún hoy, podrían llegar a escandalizarnos. Sin duda una de las mejores lecturas de un año lector que, por otra parte, ha sido francamente bueno.








2 comentarios:

Ana Laura dijo...

Yo leí Malevil de adolescente, estaba en la biblioteca de mi madre, fanática del género. Me acuerdo que me impactó y la he releído periódicamente a través de los años. Creo que mamá todavía la tiene, la edición de Emecé que publicaste primero :)

Saludos

alcorze dijo...

Es un libro que a mí me impactó la primera vez que lo leí. Me recordó a antiguas lecturas de Verne o Salgari pero con mucha más profundidad. ¡Saludos!