miércoles, 14 de enero de 2015

Libros leídos 2015 - 4 - HHhH - Laurent Binet

- 1 - Mr Mercedes - Stephen King
- 2 - Alcohol de quemar - Miguel Mena
- 3 - Bajo la piel - Michel Faber
- 4 - HHhH - Laurent Binet

"HHhH. Tras este misterioso título se esconde la frase en alemán Himmlers Hirn heisst Heydrich, «el cerebro de Himmler se llama Heydrich». Esto es lo que se decía en las SS de Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo, considerado el hombre más peligroso del Tercer Reich y una de las figuras más enigmáticas del nazismo. En 1942, dos miembros de la Resistencia checoslovaca aterrizan en paracaídas en Praga con la misión de asesinarlo."


La Operación Antropoide, el atentado que acabó con la vida de Reinhard Heydrich, ha inspirado numerosas obras de todo tipo. Ya había leído, por ejemplo,  la magnífica novela No existen los monstruos, de Víctor Blázquez. en la que, aunque con otro estilo, y mezclándola con el género de terror, Víctor Blázquez supo realizar un más que potente retrato de esta heroica acción de guerra.

una imagen a partir de la que, sin duda, se podría escribir una muy buena novela 

La Segunda Guerra Mundial es un tema que siempre me ha apasionado por diversos motivos, y no me canso de leer buena literatura, tanto ficción como ensayo, sobre esta época de la historia del siglo XX.

En HHhH, Laurent Binet, con un estilo directo y coloquial, muy cercano, como si te tomaras un café con él, realiza una presentación en primera persona de los hechos históricos sucedidos en el marco europeo que rodeó a la IIGM; y, en especial, desgrana la vida del personaje de Reinhard Heydrich y todo lo que le rodeó. Todo esto lo hace aportando datos reales, pero realizando cierta figuración novelesca de algunos aspectos.


"El pequeño Heydrich, muy mono, muy rubio, buen alumno aplicado, amado por sus padres, violinista, pianista, químico incipiente, posee una voz chillona que le vale un apodo, el primero de una larga lista: en la escuela lo llaman «la cabra». En esa época todavía cualquiera puede burlarse de él sin jugarse la vida. Pero es también el delicado periodo de la infancia en que se aprende el resentimiento." 

En este aspecto me ha gustado especialmente las reflexiones que Binet nos plantea a la hora de recoger hechos históricos. Junto al rigor de contar la verdad incluye la posibilidad, figurada, de "inventar" ciertos hechos que ayuden a comprender al lector la realidad. Es una reflexión más que interesante sobre la Historia como "ciencia".

"Y para que no haya confusión al respecto, todos los diálogos que me invente (no habrá muchos) serán tratados como escenas teatrales. Una gota de estilización, por tanto, en el océano de lo real."

Por otro lado la descripción de su procedimiento de investigación es particularmente interesante, ya que destaca tanto por su meticulosidad y exhaustividad, como por su originalidad; ya que Binet le menciona al lector todo tipo de anécdotas, opiniones personales y menciona distintas fuentes, incluyendo hasta películas en las que apareciera el personaje de Heydrich. Toda esta versatilidad se manifiesta en los 257 capítulos de este libro.

Heydrich y parte de su familia. Supongo que, hasta los bichos más malos, tienen un lado más amable

La verdad es que es ésta una lectura que me ha encantado en todos los aspectos. Tanto con el tema, como con el estilo y la original estructura narrativa empleada, Binet consigue acertar. Binet nos cuenta su historia utlizando el el humor, pero sin llegar a ser presuntuoso o pedante y sin abusar (demasiado) de hablar de sí mismo. Convirtiendo lo que podría ser un tema mucho más áspero para la mayoría de los lectores, en una lectura que agrade tanto a los interesados en la IIGM como a los que sólamente pretendan disfrutar con un buen libro.


"Como habrán podido comprender, toda esta historia me fascina, y al mismo tiempo creo que me saca de quicio. Una noche tuve un sueño. Yo era un soldado alemán, vestido con el uniforme verde grisáceo de la Wehrmacht, y hacía mi turno de guardia en un paisaje nevado, ninguno en concreto pero delimitado por unas alambradas que yo debía bordear. Ese decorado se inspiraba claramente en los de numerosos videojuegos cuyo tema es la Segunda Guerra Mundial y a los que a veces tengo la debilidad de entregarme: Call of Duty, Medal of Honor, Rev Orchestra... De pronto, durante mi ronda, yo era sorprendido por Heydrich en persona, que venía a hacer una inspección. Me cuadraba y contenía el aliento mientras él daba una vuelta a mi alrededor con aire inquisitorial. Me aterraba la idea de que pudiera encontrar algo que reprocharme. Pero me desperté antes de saberlo. "

6 comentarios:

David Gómez dijo...

La de Víctor fue genial. Esta la tengo pendiente casi desde que salió y sigue en el montón de pendiente. Uff, no sé si podré darle salida, pero leyendo tu reseña creo que me puedo animar mucho más.

Llevas un año lector muy buen por el momento. Eso es bueno.
Saludos

alcorze dijo...

Yo creo que te gustará, David. La forma de presentar el tema que utiliza Binet es muy amena y original.

Shorby dijo...

El mejor libro de esta temática que he leído.
Tan bien contado todo que da gusto =)

Besotes

alcorze dijo...

Cierto Shorby, te enteras de un montón de cosas sin darte cuenta. Didáctico a más no poder.

Only Bea dijo...

A mí también me gustan este tipo de libros: los que tratan de guerras pasadas. Sobre todo me llama la atención la forma tan original que tienen el autor de trasmitirnos la historia, como dices, todo muy ameno -o al menos pinta así-. Yo creo que me puede gustar mucho. Además, es una parte de la historia, que no conocía.

Dany Aragonés dijo...

Pinta bien, desde luego.