viernes, 20 de febrero de 2015

Libros y tebeos

quién puede resistirse a comprar un libro así..

Desde siempre he disfrutado comprando libros y tebeos, ya fuera esperando la llegada de la revista del Círculo de Lectores, yendo a librerías, o acudiendo a pequeñas tiendas de cambio y compra de libros y tebeos de segunda mano, como aquella de suelo de madera que hubo durante muchos años en El Tubo.

Evidentemente también he disfrutado leyéndolos, y he sido asiduo usuario de bibliotecas, pero eso es otra historia.

Blacksad, uno de los mejores cómics de los últimos años

Todos esos libros y tebeos me han acompañado a lo largo de mi vida, muchos permanecen guardados todavía guardados en casa de mi madre, y me he ido encargando de llenar buena parte de mi actual hogar con las compras de los últimos lustros.

Lo cierto es que siempre he tenido un cierto afán coleccionista, no muy fuerte, pero sí con cierto arraigo. Me ha llevado trabajo, por ejemplo, conseguir toda la obra publicada en castellano de autores como Matheson, Wyndham o Beevor, pero lo he hecho.

Las crisálidas, una preciosa novela de ciencia ficción escrita por John Wyndham

Con el paso de los años mi afán coleccionista se ha rebajado, probablemente en la misma medida que el espacio en casa y  mi capacidad de gasto en estos temas. He pasado a leer más libros en digital y, me contengo mucho más a la hora de comprar siendo mucho más selectivo.

no podía faltar Stephen King ;)

Sin embargo, cuando miro todo lo que he acumulado en los muebles y estantes de casa, y contemplo a mis hijos, pienso que me gustaría que disfrutaran con algunas de las cosas que yo he disfrutado, o al menos, si ellos quieren,  darles la oportunidad de hacerlo. En unos años, cuando sean más mayores, tal vez agradezcan poder hojear esa suerte de "legado" que son todos esos libros y tebeos físicos, tangibles, con personalidad, que expresan mucho más de una persona que lo que nos pueda decir el disco duro de su ordenador.

¡¡¡Feliz viernes!!!

3 comentarios:

Juan dijo...

Yo también tengo una buena biblioteca comiquera que espero que mi chavalote pueda disfrutar, aunque de aquí hasta que tenga la edad suficiente (la mayoría son más para adultos) lo mismo ni sabe cómo leer en papel ;)

La verdad es que uno se encariña con lo que ha leído de pequeño (en mi blog ya lo has visto) y muchos de esos cómics que todavía conservo, siguen dándome las mismas buenas sensaciones que experimente en su día cuando los compré y los ojeé por primera vez.

Ana Laura dijo...

Pah, El Hombre Menguante la leí hace siglos, aunque no era la misma edición, y luego hasta vi la película (bastante vieja también). Me acuerdo clarito de la escena de la araña.

Mi madre es fanática de la ciencia ficción y tenía una biblioteca impresionante -sobre todo libros de Minotauro- que me críe leyendo. Digamos que me legó el gusto por la lectura y el género. La mayoría de esos libros todavía están :)

Saludos!

soniaunleashed.com dijo...

¡Seguro que los disfrutarán!
Yo siempre agradeceré el haber tenido libros de todo tipo que hojear en casa, porque estoy segurísima de que es el principal motivo de que después haya desarrollado amor por la lectura.
Además, seguro que tienes una colección impresionante. :)