miércoles, 17 de junio de 2015

Libros leídos 2015 - 25 - Sauce ciego, mujer dormida - Haruki Murakami

Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- 21  - Zombies de Leningrado - Javier Cosnava
- 22  - Un gato callejero llamado Bob - James Bowen
- 23 - Las horas perdidas - Víctor Blázquez
- 24 - El legado de Christie - Del Portal - Rozas - Juapi
- 25 - Sauce ciego, mujer dormida - Haruki Murakami


"Me considero esencialmente novelista, pero muchas personas me dicen que prefieren mis cuentos a mis novelas. Eso no me preocupa y no intento convencerlas de lo contrario. De hecho, me gusta que me lo digan. Mis cuentos son como sombras delicadas que he puesto en el mundo, huellas borrosas que han dejado mis pies. Recuerdo con exactitud dónde puse cada uno de ellos y cómo me sentí en aquel momento. Los cuentos son como postes que indican el camino para llegar a mi corazón, y me siento feliz, como escritor, de poder compartir estos sentimientos íntimos con mis lectores." Haruki Murakami

Sauce ciego, mujer dormida es una colección de cuentos, de relatos cortos, escrita entre 1983 y 2006 por Murakami, en la que los viajes, la música,  las vacaciones y el paso del tiempo están presentes en más de uno de ellos. Los años de diferencia entre unos relatos y otros se notan en la evolución del estilo narrativo.

No obstante, aquellos que, como yo, gustamos de la obra de Murakami y nos dejamos llevar por su forma de escribir, encontrarán numerosos elementos comunes con sus novelas. Murakami, fiel a su estilo, es detallista, onírico pero también aprovecha la distancia corta, en la que se mueve con soltura como demostró en Después del terremoto,  para ofrecernos algunos finales inconclusos, desconcertantes y abiertos que encajan perfectamente con el sentido de sus relatos.

no sé de qué pais asiático es esta portada de la novela que nos ocupa, pero a mí me ha encantado

Este libro comienza con un interesante prólogo, al menos para mí que disfruto mucho con estas intros de autor, en el que Murakami nos habla un poco sobre su proceso  como escritor y sus sensaciones al escribir tanto novela como cuentos.

Estos son los relatos incluidos en la antología junto con un breve comentario sobre cada uno de ellos:

- «Mekurayanagi to, nemuru onna» (Sauce ciego, mujer dormida), 1996.  es el primero de los cuentos y el que da el título a la antología. Es un relato bastante insustancial, en el que un joven que acude a un hospital rememorará otra visita que tuvo lugar unos años atrás.

- «Basudei garu» (La chica del cumpleaños), 2002. de género cercano al fantástico nos habla de un extraño encuentro y un deseo formulado. Un relato que me ha gustado especialmente y que compensa la leve decepción del primero.

- «Nyuyoku tanko no higeki» (La tragedia de la mina de carbón de Nueva York), 1983, Un joven al que un amigo le deja un traje cada vez que tiene que ir a un entierro, lo que sucede con frecuencia ya que, por alguna razón, están muriendo muchos de sus conocidos. Un relato con un cambio brusco al final con la irrupción de los mineros. Una alegoría sobre la muerte un tanto desconcertante.

- «Hikoki - aruiwa karewa ikanishite shi wo yomuyouni hitorigotowo ittaka» (Avión... o cómo hablaba él a solas como si recitara un poema), 1990, una de esas extrañas relaciones de pareja, en este caso entre un joven y su amante algo mayor que él, de las que gusta Murakami de mostrarnos. No le he terminado de encontrar el sentido y no me ha gustado.

ilustración sobre el relato "Sauce ciego, mujer dormida"

- «Kagami» (El espejo), 1983, una incursión en el género del terror, en este caso de la mano de un vigilante nocturno. Una agradable sorpresa lectora.

"«¡Qué raro! No me apetece nada hacer la ronda», pensé. Pero fui, claro está. Porque ya se sabe. En cuanto haces trampas una vez, ya no hay quien lo pare. Así que agarré la linterna y la espada de madera y salí de las dependencias de los bedeles."

- «Warerano jidaino fokuroa» (El folclore de nuestra generación: prehistoria del estadio avanzado del capitalismo), 1990, si esto no llevara la firma de Murakami yo NUNCA me hubiera leído un relato titulado así. Un vistazo a los sesenta, su época de búsqueda de libertad y los amores frustrados e imposibles. Flojo al principio pero mejora mucho al final. Es un relato que me ha recordado a Norwegian Wood

- «Hantingu naifu» (El cuchillo de caza), 1985. Unas vacaciones, fuera de temporada, en un hotel de la playa y una inesperada conversación noctura. Un relato un tanto metafísico y extraño.

"Los días fueron deslizándose de forma lenta pero certera. Ninguno de ellos poseía una particularidad especial que permitiera diferenciarlo de otro. Cualquiera podría haberse intercambiado con el siguiente sin problemas. Tal vez ni lo hubiéramos notado. El sol ascendía por el este y se ponía por el oeste, los helicópteros verdes volaban a baja altura, yo bebía litros de cerveza y nadaba cuanto quería."

- «Kangaru biyori» (Un día perfecto para los canguros), 1983, la visita matutina de una pareja a un zoólogico donde ha nacido una cría de canguro. Un relato tan sencillo que me ha encantado.

"Me di por vencido y me puse a mirar el periódico. Jamás en toda mi vida he logrado derrotar a una mujer en una discusión."

acaso sean los protagonistas de este relato

- «Kaitsuburi» (Somorgujo), 1983, un tunel, agua, una contraseña y una conversación un tanto surrealista, recuerda a El fin del mundo y un despiadado pais de las maravillas.

- «Hitokui neko» (Los gatos antropófagos), 1991, una pareja, de vacaciones en una isla griega,  en la que él le lee a ella las noticias de la prensa. Un relato que me ha sorprendido. Un tanto perturbador, duro, e incluso algo gore, pero cargado de fuerza y destilando ilusión y tristeza a partes iguales. Para mi gusto uno de los mejores relatos de la antología.

- «Binbo na obasan no hanashi» (La tía pobre), 1983,  un relato muy espeso sobre aquellas cargas que no podemos quitarnos de encima, o que no queremos recordar. Lo cierto es que me ha costado terminarlo de leer.

- «Outo 1979 (ichikyunanakyu)» (Náusea, 1979), 1985, la conversación entre dos jóvenes amigos, en la que uno le cuenta al otro la extraña relación entre unas enigmáticas llamadas que recibía, y el hecho de sentir nauseas y vómitos a diario. Este tipo de historias de Murakami, enigmáticas y con un cierto punto sobrenatural, siempre me han gustado y esta en particular lo ha hecho mucho.

Little Black Sambo, un personaje de cuento que aparece citado en "Los gatos antropófagos"

- «Nanabanme no otoko» (El séptimo hombre), 1996, un monólogo sobre un hecho terrible del pasado y la superación del miedo que provocó. Un relato cargado de sensibilidad, culpabilidad y amistad. Una excelente propuesta de Murakami.

- «Supageti no toshi ni» (El año de los espaguetis), 1983, la narración en primera persona de un joven que todos los días cocinaba y comía espaguetis, él solo, imaginando que personajes de todo tipo llamaban a su puerta mientras comía. Un cuanto sobre la soledad bastante surrealista y un tanto inconsistente.

- «Tony Takitani» (Tony Takitani), 1996, la vida del dibujante Tony Takitani y de su padre Shózaburó, que fué un músico de jazz japonés, crápula y despreocupado en la década de los cuarenta y cincuenta. Un relato que explora las diferentes formas de soledad, la aceptada, ya sea por gusto o desconocimiento, y la que nos envía la vida. Una bonita historia, triste y en cierto modo conmovedora. Un gran relato sin duda.

- «Tongariyaki no seisui» (Conitos), 1983, una historia un tanto absurda sobre unos pastelitos llamados conitos, una empresa que parece una extraña secta y un concurso de pastelería. Interesante y con fondo, pero raruno.

Blind Willow, Sleeping Woman, edición en inglés de la novela (tiene un punto feo y psicodélico que me atrae y me disgusta al mismo tiempo)

- «Koriotoko» (El hombre de hielo), 1996, la narración de una mujer que se casó con el hombre de hielo y se vio arrastrada lejos de su vida habitual.  Un relato un tanto desconcertante, cargado de profunda tristeza, con el que no he conseguido conectar del todo.

"La gente que nos rodeaba no acababa de acostumbrarse al hombre de hielo, pero, a pesar de ello y con el paso del tiempo, al menos empezaron a dirigirle la palabra. Empezaron a decir que, en fin, tampoco era tan diferente de la gente normal. Pero ellos, en el fondo de su corazón, no aceptaban al hombre de hielo ni, por supuesto, tampoco a mí por haberme casado con él. Nosotros éramos un tipo de personas distinto a ellos y, por más tiempo que pasara, esa zanja era imposible de rellenar."

- «Kani» (Cangrejo), no publicado en Japón, una pareja, unas vacaciones en Singapur y un agradable restaurante en el que comer cangrejos. Una historia con un giro en su parte final que no he terminado de entender.

- «Hotaru» (La luciérnaga), 1984, un relato a caballo entre el presente y los recuerdos de la época de estudiante de un joven, que nos muestra como el tiempo lo difumina todo en nuestras vidas, aunque siempre quedan fantasmas rondando por ahí que nos dificultan a la hora de expresar y entender nuestros sentimientos. Me ha gustado especialmente esta historia y el que fuera un relato, es como una síntesis de cualquiera de los libros de Murakami pero sin necesidad de dotarlo de tantas páginas. ¡¡¡Baltasar Gracián era un sabio!!!

edición japonesa de "Hotaru"

- «Guzen no tabibito» (Viajero por azar), 2005,  Un relato, en el que el propio Murakami comienza siendo el protagonista. Una historia sobre cerrar heridas diciendo y haciendo todas aquellas cosas que, en su momento, no supimos o pudimos hacer. Una narración  fresca y sincera que nos muestra que la vida, nuestra vida, esta llena de pequeñas casualidades o momentos que, por increíbles o inesperados que parezcan, marcaran nuestras vidas. Probablemente el mejor relato de la antología.

- «Hanarei Bei» (Hanalei Bay), 2005, Un relato estremecedor en su sencillez, pero con una cierta dosis de humor al mismo tiempo, sobre lo duras que resultan las pérdidas de un ser querido y como, pese a todo, la vida sigue con aparente normalidad a nuestro alrededor.

"Estoy pagando la incineración de mi hijo con la tarjeta de American Express», pensó Sachi. Le parecía extraordinariamente irreal. Todo aquello carecía de cualquier viso de realidad, al igual que el hecho de que su hijo hubiera muerto atacado por un tiburón."

- «Dokodeare sorega mitsukarisona basho de» (En cualquier lugar donde parezca que esto pueda hallarse), 2005, una desaparición, una mujer, un detective y algunas conversaciones de lo más surrealista e hilarante.

ilustración sobre el relato "En cualquier lugar donde parezca que esto pueda hallarse"

- «Hibi idosuru jinzo no katachi wo shita ishi» (La piedra con forma de riñón que se desplaza día tras día), 2005, un relato sobre las oportunidades perdidas. Correcto pero bastante insustancial.

- «Shinagawazaru» (El mono de Shinagawa), 2005. Una mujer que, sin saber el motivo, olvida con frecuencia su propio nombre. Un relato que me ha gustado especialmente porque tiene unas cuantas frases sobre la vida cotidiana de las de subrayar. Una perla con la que cerrar la antología.

Murakami es de esos (especiales y escasos) escritores de los que, hasta de sus historias más pobres, siempre extraes algo que llevarte contigo. Esta selección de relatos es un buen ejemplo de ello.,


2 comentarios:

Nía Tabucchi dijo...

justo estaba terminando de leer el espejo, compre el libro hace poco después de releer Kafka en la orilla, me parece fascinante la forma en la que hace que todo parezca un tono azul, azul digo por conversaciones sinceras y un aire relajado, sin apuro, algo que considero que el autor busca enfatizar, tu reseña es bastante concisa.
Un gusto
Saludos desde Perú.

alcorze dijo...

Hola Nia, sin duda Murakami es un escritor que transmite una sensación de relajación, de laxitud en la que es más importante el viaje en sí que el destino. A mi me encanta. ¡Un saludo!