lunes, 7 de septiembre de 2015

Los muertos vivientes 23 - De susurros a chillidos


Lo cierto es que este número 23 confirma la recuperación y nuevo ascenso de esta saga de cómic. Robert Kirkman demuestra ser un buen conocedor de la naturaleza humana y, además, un tanto cabrón con sus personajes, algo que les sirve para escribir historias realmente buenas. Signo distintivo de gente como Stephen King o David Jasso.

Del número 22 vamos a recuperar solamente a los susurradores, quedando tanto Rick, como los nuevos personajes al margen. Maggie y Carl, así como Sophia y Jesús llevarán el peso de este volumen. Junto a ellos nos encontraremos a una joven Lydia y su madre, Alpha, la líder del grupo de los susurradores, una gente que además de ser aterradores, creo que son los más chungos a los que se han enfrentado hasta ahora, son bastante enigmáticos en sus propósitos.

Lydia, de los susurradores, no sé si eres buena o más mala que la quina, pero Carl se muere por tus huesos

Entre todos estos personajes se van a dar una serie de situaciones que fácilmente nos podíamos encontrar en cualquier capítulo de Juego de Tronos, traición, amor, dudas, sexo, violencia, todo ello tejiendo una trama que promete mucho para próximos números.

3 comentarios:

Mientras Leo dijo...

Como ya te comenté, en cuanto me escape a Madrid podré comentar sobre cómics. Ya falta menos!
Besos

Juan dijo...

Hace poco me puse al día con los cómics, que tenía unos 40 números sin leer, y la conclusión que he sacado es que los autores deberían ir poniéndole fin a la saga. Unos cómics tan buenos se merecen un buen final, pero no alargarlo hasta el infinito y más allá. Seguiré leyéndolos de tanto en tanto, a ver cómo acaba la cosa... si es que acaba ;)

alcorze dijo...

Yo pensaba lo mismo, Juan, pero con los nuevos protagonistas y nuevas situaciones me está gustando el cariz que toma. En cualquier caso es cierto que hay que saber cómo terminar las historias y ésta lleva ya mucho tiempo.