viernes, 23 de septiembre de 2016

Los muertos vivientes 25 - No hay vuelta atrás



Tras el impactante final del volumen 24 pensaba que este número 25, con esa inquietante imagen de Negan y Rick en su portada, iba a ser un baño de sangre. Estaba equivocado, aunque hay algunas viñetas de esas que pasarán a la historia de esta serie.

Es un número en el que los muertos vivientes no aparecen, solo lo hacen los vivos, y con todas sus miserias expuestas ante nosotros.

Este volumen ha vuelto a traer a mi cabeza la similitud, ya comentada en 2011 y 2012, entre dos de las más largas y potentes historias que he leído: La Torre Oscura de Stephen King y The Walking Dead de Robert Kirkman.

ilustración de LTO I a cargo de Michael Whelan, portada variante de TWD 85 a cargo de Charlie Adlard

Rick Grimes, al igual que Roland de Gilead, tiene un único objetivo en mente. Ya sea éste encontrar una torre oscura o conseguir un nuevo hogar en el que vivir. Ambos son supervivientes de un mundo que se ha movido, tienen un ka-tet aparentemente irrompible a su alrededor y no dudarán en hacer lo que haga falta para conseguir su propósito.

 
la doble RG: Roland de Gilead y Rick Grimes, estais muy locos, amigos

El caso es que, volviendo a Los muertos vivientes, a Rick le va a complicar muy mucho la existencia el brutal reguero de cadáveres que va a dejar el grupo de los susurradores tras de sí.

En este sentido me ha gustado especialmente la forma de mostrar la tensión existente entre todos los humanos. Estas situaciones tan extremas nos van a sorprender en algunas viñetas, que mostrarán unos enfrentamientos que no creíamos posibles, y en una escena de violencia épica y gloriosa, de las que te justifican los ocho años que llevas comprando y leyendo todos los números de Los muertos vivientes.

 ni es la primera, ni será la última que sacuden a Rick

Tengo curiosidad por saber qué es lo que va a pasar, en particular con los personajes de Carl y Lydia. Ahora toca esperar otros seis meses hasta que volvamos a tener un nuevo número de esta historia.

Cada día me cuesta más escribir en el blog. El caso es que, cuando me pongo, luego disfruto haciéndolo. Será cuestión de reordenar mi uso del tiempo,. de momento aprovechando que es viernes.

¡¡¡Buen finde!!!