jueves, 4 de septiembre de 2008

Nos gustan las filas

No veo mas que filas de gente allá por donde paso, en la puerta de la comisaría donde se renueva el DNI, en la panadería del barrio, en la Expo, en el bus, en la caja de la FNAC... no sé si es que a los humanos nos gusta hacer filas y esperar o es que somos así de desorganizados (u organizados quien sabe) y es de la única forma que sabemos hacer las cosas.

Lo del DNI no tiene nombre, todo el año para renovarte el carnet sin problemas y la peña va siempre justo antes o después de las vacaciones cuando se dan cuenta de que les hace falta para viajar o para algún papeleo del nuevo curso/ejercicio. Coño, que en mayo no hay nadie en la fila, id antes y no tendréis que estar a las siete de la mañana guardando doo o tres horas de cola para sacar un puto papel.

Lo de la Expo es lo mismo, yo he ido unas veinte veces por lo menos y no me pego varias horas de fila para ver Japón o Kuwait ni de coña. Hay muchas otros pabellones que ver y sobre todo actuaciones de todo tipo para que yo pierda mi tiempo así. Cuando entras, lo mismo, se puede ir por la izquierda o por la derecha para pasar los detectores pues la mayoría de la gente van al de la derecha, ¿y por qué?... porque hay gente haciendo fila mientras que en el lado de la izquierda no suele haber casi nadie. Con los bares y baños de la Expo sucede igual, hay, a poca distancia, bares y baños en los que no hay tan apenas que esperar y que además tienen de todo o están más limpios y aun así la gente hace largas filas...

Lo de la panadería de mi barrio (la de la foto) más de lo mismo, joder que hay unas cuantas panaderías más, con pan también muy bueno, en las que no hay que perder un cuarto de hora para comprar una barra de pan.




Las filas en el bus o en el comercio para pagar están bien, hay que tener orden y no apelotonarse, aunque siempre está el típic@ jeta que se quiere colar a lo somarda.

Otra especie muy curiosa es la de aquellos que sin saber ni porqué ni para qué se ponen en la fila, por si acaso, y luego preguntan - ¡oye!, y esta fila... ¿para qué es?... y te dan ganas de decirle, - pues mira, es que regalan longanizas y billetes de 20 euros a los trescientos primeros así que ponte a la fila y espera a ver si te toca...

En fin, me voy a ir a almorzar y a echar la primitiva a ver si me toca y me quito de trabajar. Aunque como hoy es el último día para echarla seguro que me toca hacer fila XDDD

2 comentarios:

Sonia dijo...

Tienes razón! Yo también veo eso, y en el caso de panaderías y cosas así es más absurdo. Yo toooodos los fines de semana veo cola en un sitio aquí cerca donde hacen pollos al ast. Hay otros sitios que incluso te lo pueden llevar a casa, pero la gente es así.
Y lo del DNI y trámites varios también. Yo he tenido que cambiar el coche de domicilio y tal, he ido en agosto y no había ni dios. Pero bueno, igual es lo que dices tú, y a la gente le molan o algo! XD

NOMBRE: JLezama dijo...

las filas se convierten en parte de nuestra vida, son esos momentos en los que nos sentimos integrados a la sociedad, cuando no estamos haciendo fila (y vamos a hacer un tramite) nos parece que las cosas no van bien, -como? que pase directo a la caja?, este... no me faltará algo por hacer?, no, mejor me espero...-
y es que amamos tanto las colas que cuando vemos una queremos formarnos!

Bueno Al, te dejo porque me voy al banco a formarme para pagar mi casa...