jueves, 25 de febrero de 2010

Libros leídos 2010 - 7 - Sputnik, mi amor - Haruki Murakami

1 - Zombies - Antología de relatos de varios autores realizada por John Joseph Adams
2 - Roma eterna - Robert Silverberg
3 - El fin del mundo y un despiadado pais de las maravillas - Haruki Murakami
4 - Apocalipsis Z Los dias oscuros - Manel Loureiro
5 - El mundo sumergido - J.G.Ballard
6 - El guardian entre el centeno - J.D.Salinger
7 - Sputnik, mi amor - Haruki Murakami




Este mes casi no he podido, por unas causas u otras, sacar tiempo para leer. Esto me ha hecho decidirme por un, para mí, valor seguro como es Murakami. En este caso la novela elegida ha sido Sputnik, mi amor. Una novela corta del año 1999.

He ido tomando, como hago siempre, diversas notas (desordenadas) sobre el libro y ahora voy a intentar darles forma y orden en esta entrada, algo que siempre me cuesta mucho. Espero no entrar en contradicciones y no enrollarme mucho pero tampoco puedo limitar los post a decir si un libro me ha gustado mucho o poco.

En "Sputnik, mi amor" vamos a conocer los recuerdos de " " (no se menciona el nombre) sobre Sumire, una antigua compañera de la facultad y amiga de la que es su confidente. Sumire es una chica excéntrica y con mucho magnetismo y también es el amor platónico de " ". Ella, por el contrario, está enamorada de Myu una mujer casada, diecisiete años mayor que ella y su jefa para más señas.

Pese a lo que pueda parecer no es una historia sobre lesbianas ni de temática homosexual. Es una historia de las de Murakami, sobre personas, sueños, pensamientos, pérdidas y búsquedas de identidad.

Desconozco si Murakami pasó, por estas fechas, por alguna crisis existencial y/o en su faceta de escritor y si quiso trasladarla a esta novela pero, en algunos momentos, da esa impresión. No es el primer autor que, con el paso de los años, recurre a personajes que son o quieren ser escritores. Tal vez sea algo recurrente al gremio de los disparaletras.

Me parece, por ciertos párrafos, que se trata de una declaración de principios de Murakami. Tal vez un situarse a sí mismo respecto al mundo que le rodea en un momento dado de su vida. De todas las novelas que he leído de él es la que más se aleja de ese enfoque surrealista que él da a las relaciones entre las personas y a la percepción que tenemos e nosotros mismos. En esta ocasión es un libro plagado, sobre todo, de preguntas hechas a sí mismos por los protagonistas y de reflexiones sobre aquellas cosas que dejamos atrás en la vida y perdemos y el vacío que dejan en nosotros.

Siguen presentescomo señas de identidad en su obra: las citas a otros autores (como Kerouac), la música clásica, el cine de Jean-Luc Godard, planchar o lavar la ropa, los sueños, los gatos o los pozos y las corrientes de agua. Esos pequeños detalles que aparecen siempre en sus novelas es una de las cosas que más me gusta de él. Me recuerda a los guiños que realiza Stephen King a sus "Constant Readers" (Lectores constantes); introduciendo en sus novelas pequeñas detalles, de otros de sus libros, que puedan detectar todos aquellos que le seguimos con asiduidad.

Sputnik, mi amor es, de cualquier forma, un buen libro que cuenta una buena historia y eso, tratándose de novelas, ya es mucho decir.

Copio párrafos, unos cuantos, que tal vez expliquen mejor que yo las sensaciones que me ha provocado esta obra:

"Si de la imperfec­ta vida humana desaparecieran todas las cosas inútiles, la vida dejaría de ser, incluso, imperfecta."

"—Tengo la cabeza atiborrada de cosas que quiero escri­bir. Como un granero atestado de cualquier manera —me dijo Sumire—. Imágenes, escenas, retazos de palabras, figu­ras humanas... Están llenos de vida dentro de mi cabeza, lanzando destellos cegadores. Y oigo cómo gritan: «¡Escri­be!». Pienso que de ahí tendría que surgir una gran historia. Tengo la impresión de que van a conducirme a algún lugar nuevo. Pero, llegado el momento, cuando me siento frente a la mesa e intento traducirlos en palabras, me doy cuenta de que se pierde algo vital. El cuarzo no cristaliza, todo queda en pedruscos. Y yo no llego a ninguna parte."

"Hace mucho que, no sé por qué razón, le conté a Sumire esta historia. No recuerdo a propósito de qué. Tal vez fuese cuando hablamos del deseo sexual. De todas formas, soy del tipo de personas que, cuando le preguntan algo di­rectamente, suele dar una respuesta sincera.
—¿Cuál es el punto clave de esta historia? —me había preguntado Sumire.
—Pues seguramente que hay que estar alerta —contesté—. No tener ideas preconcebidas, sino aguzar el oído con una disposición honesta, amoldándote a las circunstancias, man­teniendo la mente y el corazón siempre abiertos a lo que venga."

"Quizá se deba a eso, pero desde la adolescencia me he habituado a trazar una frontera invisible entre mí mismo y los demás. Empecé a tomar una distancia perpetua ante el otro, fuera quien fuese, y a mantenerla mientras estudiaba su actitud. Aprendí a no creerme todo lo que la gente dice. Mis únicas pasiones sin reservas han sido los libros y la mú­sica. Y, tal vez como lógica consecuencia de todo ello, me fui convirtiendo en una persona solitaria."
"Juzgar errores ajenos es fácil y te hace sentir bien."

"Cuando hubo leído unas cuantas páginas, se dio cuen­ta de que no seguía el hilo del argumento. Los ojos recorrían correctamente las líneas, pero su mente erraba por otros derroteros."

"Desde que murió mi perro, empecé a pasar mucho tiempo encerrado en mi habitación, leyendo. Y es que el mun­do de los libros me parecía mucho más real que el mundo que me rodeaba. Allí se abrían paisajes que jamás había vis­to. Los libros y la música se convirtieron en mis mejores amigos. En la escuela también tenía algunos buenos ami­gos, pero jamás encontré a uno a quien pudiera hablarle con el corazón en la mano. Cada día, cuando nos veíamos, charlábamos, jugábamos al fútbol. Pero sólo eso. Cuando tenía problemas, no se los contaba a nadie. Pensaba por mi cuenta, sacaba mis propias conclusiones y actuaba solo. Pero no sentía la soledad. Creía que eso era lo normal. Que los seres humanos, al fin y al cabo, deben seguir su camino solos.
Pero cuando yo estaba en la universidad, encontré a esta amiga y empecé a opinar de un modo distinto. Com­prendí que, si sólo piensas por tu cuenta las cosas durante mucho tiempo, acabas por no considerar más que tu punto de vista. Vi que al estar siempre solo sientes a veces una te­rrible soledad."

9 comentarios:

El Especialista Mike dijo...

Pues otro que caerá en cuanto tenga oportunidad... ;) En cuanto acabe con el del carnero, claro....XD

Sonix dijo...

Jo, pues alguna vez te he dicho que sólo he leído un libro de Murakami, pero cada vez que leo críticas tuyas, me dan ganas de conseguir más. Siempre que voy a la Fnac o alguna librería veo que hay un montón y me acuerdo... a ver si la próxima, aunque no sé cual será.
Me han gustado las frases. ^^

alcorze dijo...

La verdad es que Murakami es un valor seguro si no tienes mucho tiempo y/o ganas de leer.

Iba a poner más párrafos pero tuve que borrarlos porque me salía una mega entrada XD

Divertimento dijo...

Me quedo con Sputnik ;)

Athman dijo...

Que gran reseña ,amigo Errante. Logras captar la atencion y despertar el interes por la obra.
Reconozco que aun no le he cogido el gusto a estilo del autor..Me gusta y me sorprende, pero mi limitada capacidad de compresion se ve saturada en ocasiones por el exceso de ideas, intenciones y declaraciones de este autor. Demasiado profundo para mi...
De todos modos, tengo pendiente un intento de reconciliacion con el,ya que soy yo quien el problema, no el...

alcorze dijo...

Gracias Athman!!! Mis reseñas son un tanto particulares pero están escritas todas desde dentro.

Intento fijarme en la gente como tú para darle forma.

Si no te gusta Murakami ya te gustará y, si no es así, tampoco pasa nada que no podemos estar a todas ;D

Un abrazo!!!

Angelillo dijo...

Hola Alcorze!
No acabo de comprender a Murakami, me estoy leyendo el libro que me compré allá en el verano y no creo que haya elegido una temática muy entretenida. Me estoy leyendo "autobiografía como corredor de fondo", y mezcla su biografía con su pasión por correr (15% biografía, 85% lo que siente corriendo). Mira que yo corro y me siento muy identificado, pero el libro carece de trama y se me está haciendo pesado, no para de hablar de correr, de lo que se experimenta, de sus músculos, de cosas que ya conozco porque soy corredor pero que carecen realmente de interés. Quizá alguna novela suya con una trama definida sea 200 veces más interesante, porque éste se me está atragantando.

alcorze dijo...

Hola, Angelillo.

No conozco ese libro ya que no me suena de que esté traducido al castellano. Por tus palabras parece que se trata de un ensayo, No sé qué tal se desenvuelve Murakami en ese género literario y más sobre un tema tan "espeso".

Yo de él sólo conozco sus novelas y, esas, son bastante buenas.

Si no puedes con él déja este ensayo y dale más adelante una oportunidad con alguna de sus novelas.

Un saludo!

Angelillo dijo...

Ya me le estoy acabando.
No me extraña que no lo traduzcan al castellano, madre que pestiño. Te haré caso y buscaré una novela. No lo juzgaré por su biografía.

Un saludo