miércoles, 29 de septiembre de 2010

Este blog está de huelga



Pues eso, hoy estamos de huelga. Mañana será otro día, espero que mejor.

Y, por si a alguien le interesan las razones por las que la hago, copio aquí la columna de ayer de Jose Luis Trasobares, un tipo con el que suelo coincidir bastante, y que se explica bastante mejor que yo.

El Independiente

Porque no queda otro remedio.

28/09/2010 José Luis Trasobares


La huelga general es una respuesta ineludible. Lo es desde que Zapatero se dio la vuelta como un calcetín, se declaró cautivo y desarmado ante los superfinancieros globales e invirtió radicalmente su programa, sus promesas, su discurso y su talante sin tener la decencia de convocar elecciones para darle una oportunidad a la democracia. Lo es también desde que los mismos especuladores cuyo devorador delirio provocó la crisis se permitieron el lujo de dictar las políticas de los estados convirtiendo la soberanía popular en pura pantomima. Además de lo cual (o como consecuencia de todo ello) tenemos la congelación o reducción de salarios y pensiones, el abaratamiento del despido, la devaluación de la negociación colectiva, el ataque sistemático a las organizaciones de los trabajadores, la deserción de la izquierda oficial, la chulería de la derecha, la presencia de un pájaro como Diaz Ferrán al frente de la patronal, el despilfarro de los recursos públicos, el deshueve fiscal que aprieta las rentas personales y elude los beneficios societarios... y lo que está por venir. ¿Quieren más razones?

Es verdad que España, una vez reventada la burbuja inmobiliaria y disipado el delirio crediticio, tiene un problema de productividad y eficiencia. Eso lo ve cualquiera. Pero tal problema no se resuelve imponiendo unas reglas laborales a la china ni extendiendo al conjunto de los trabajadores la precariedad y el subempleo que acosan a los más jóvenes. La reforma laboral, con sus despidos objetivos a veinte días de salario por año trabajado, reventará las plantillas veteranas. Estamos aviados si la manera de igualar la situación de los asalariados consiste en trasladar a los padres la zozobra, la inseguridad y la miseria que ya acosan a sus hijos.

Ayer, como estaba previsto, mis amigos sindicalistas llegaron a Bruselas tras echarse al cuerpo mil y pico kilómetros. Durante su tránsito por Francia, han visto a sus colegas galos ir por dos veces a la huelga general. Toda la Europa social está en alerta. No porque tenga ganas de bronca sino porque ya no le queda otro remedio.

No se puede hacer otra cosa. Por eso mañana, 29 de Septiembre, faltaré a mi cita con ustedes. Yo también voy.

5 comentarios:

Sonix dijo...

Pues la verdad es que la columna lleva toda la razón.
Pero, lamentablemente, mi contrato y mis condiciones son las que son y no puedo permitirme faltar a trabajar mañana. Así que he quedado con otras compañeras para ir juntas. Si no nos dejan entrar, entonces haremos huelga. En el fondo tengo millones de motivos para hacerla, pero parece que quien tendría que hacerla más, no puede por los motivos que sea.
Eso sí, yo del blog no hago huelga porque no es trabajo. ;D

DANYGIRL dijo...

Sonix tiene razón... no a todos se les deja ejercer la huelga sobre todo algunos jefes.

El Cuervo del Infien-no dijo...

Mmmm... esto de la huelga es un tema espinoso... ya no por la conveniencia o inconveniencia de oponerse a la nueva reforma laboral (creo que cualquier trabajador/a con dos dedos de frente debería estar en contra de la reforma) sino por otras razones como, por ejemplo ¿de verdad un paro de un día va a cambiar las cosas? ¿realmente representan a la "clase trabajadora" los sindicatos? ¿de verdad existe el "derecho de huelga" en españa?

Yo creo que huelgas de este tipo no dejan de ser algo meramente testimonial... que son algo así como una manifa para decirle al gobierno que nos parece mal el camino que han elegido para intentar acabar con la crisis. Y creo también que, por desgracia, lo único que se va a conseguir con este paro es acercar un poco más al PP al poder. Y no veas cómo me jode, porque la nueva reforma laboral difícilmente podría ser más "pepera"... es una ironía que te hace sentir de lo más impotente.

Y en los telediarios nos hablan de la violencia de los piquetes, de silicona en las cerraduras, del "derecho al trabajo" y el "anticonstitucionalismo" de lxs sindicalistas... pero nos hablan muy poco o nada de toda esa gente que querría apoyar la huelga y no lo puede hacer porque, simplemente, no les dejan...

En fin... mejor me corto, que estoy largando el discursito y no era mi intención. Si hacer una Huelga General de un día es la única manera de que se oiga la voz del pueblo, de hacerles ver a las marionetas que nos gobiernan que no nos están engañando... pues bienvenido sea... no es momento para echar mierda encima de lxs demás, para dividirse y cerrar filas en torno a un partido/sindicato concreto... es la hora de gritar todxs a la vez, para que se nos oiga bien alto.

¡Salud y Unidad!

Y mañana... ¡¡Revolución!! :P

alcorze dijo...

Lo cierto es que tener que hacer una huelga no es bueno, para empezar a mí me van a descontar unos 120 euros y no me viene nada bien ya que acabo justo todos los meses.

Por otro lado creo que los ciudadanos solo tenemos dos formas realmente válidas de expresar nuestra opinión, una es mediante el voto y la otra es mediante el derecho a la huelga.

Lo que más me molesta de todo este tema de esta huelga es que parece que sean los sindicatos los que tienen la culpa de la crisis, sobre todo viendo como el presidente de los empresarios españoles es un tipo que ha arruinado varias empresas haciendo chanchullos y enviado a miles de trabajadores a la calle sin que a él le haya costado un euro de su patrimonio. A mí me da que pensar sobre la calaña de la clase empresarial ya que allí lo mantienen en el cargo... si hubiera sido un empleado de ellos hace días que estaría en la calle.

Por otro lado algo que me ha molestado también es la manipulación con el tema de los piquetes que son, en su mayor parte, informativos aunque siempre hay imbéciles en todas partes que se pasan.

En cualquier caso creo que es necesario que se meta presión desde los piquetes. Los empresarios tienen todas las cartas en la mano y con la cantidad de gente que hay con contratos basura y temporales o directamente bajo amenazas directas de despido (eso me ha pasado a mí en tiempos) saben que no van a tener problema con que sus empleados hagan huelga.

En cuanto a la unidad de que habla Zoltan así tendría que ser. El problema es que a la "izquierda" siempre nos ha gustado darnos entre nosotros además de a la derecha.

Ayer en Zaragoza hubo dos manis, por ejemplo, la de los sindicaatos mayoritarios (a uno de ellos pertenezco) y la de CGT, OSTA y otras organizaciones más de extrema izquierda (mani a la que yo fuí).

alcorze dijo...

Cuando digo de extrema izquierda me refiero a aragonesistas.