jueves, 4 de abril de 2013

Libros leídos 2013 - 14 - Pacific Alamo - John Wukovits

- Libros 1 al 10
- 11 - Antología de ciencia ficción 2099 - Varios autores
- 12 - San Petersburgo (Universo Metro 2033) - Schimun Wrotschek
- 13 - Crónicas marcianas - Ray Bradbury
- 14 - Pacific Alamo - John Wukovits

un relato escrito en 2003 que no conocía


Pacific Alamo es una crónica, ágil y ordenada,de la batalla de la Isla de Wake en el Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. La isla de Wake es un diminuto atolón bajo jurisdicción militar en el que un pequeño destacamento de marines norteamericanos, con el apoyo de la población civil de la isla (sobre todo obreros de la construcción) y aislados de todo apoyo exterior resistió a un ataque de numerosas tropas japonesas en lo que fué un acontecimiento épico del principio de la guerra entre Japón y Estados Unidos. Un suerte de fuerte El Alamo solo que cambiando Texas por el Pacífico.

Me gusta mucho el género del ensayo histórico, especialmente del siglo XX y particularmente de la Segunda Guerra Mundial. Este libro es un buen ejemplo de ello.
 
el pequeño atolón de Wake, tres diminutas islas situadas a miles de km de cualquier otro lugar

John Wukovits, mediante una presentación de algunos de los protagonistas de los hechos narrados, realiza una cuidada puesta en antecedentes de los hechos históricos y de la situación social de la época. Todo ello con profusión de pequeños detalles, que además de demostrar un exhaustivo trabajo por parte del escritor, contribuyen a que la narración sea más personalizada, casi novelada. 


"Las duras condiciones económicas imperantes en esa época hicieron que Laporte —como miles de otros jóvenes fuertes y sanos— volvieran finalmente los ojos hacia las fuerzas armadas para resolver sus dificultades de trabajo. Se unió al Cuerpo de Marines porque vio una oportunidad de mejorar su situación, no porque sintiera la llamada del deber ante los distantes tambores de guerra. «La falta de trabajo echaba por tierra cualquier ambición por la vida civil. Me uní a los Marines el 7 de diciembre de 1940, un año antes del ataque japonés a Pearl Harbor»" 




mayor James Devereux, uno de los oficiales al mando de la isla
 
La novela no se centra sólo en la acción bélica en sí sino que guarda un buen número de páginas para relatarnos parte del durísimo cautiverio, de casi cuatro años, que tuvieron que soportar, tanto los militares como los civiles, en los campos de prisioneros de Woosung y Kiangwan en China y más tarde en Japón y su posterior adaptación a la vida civil tras su vuelta a Estados Unidos.En ese aspecto realiza un seguimiento muy detallado de varios de las personas que sirvieron en Wake, aunque se echa en falta conocer el punto de vista japonés.
prisioneros de guerra aliados capturados en el frente del Pacífico
 
Este seguimiento personalizado (basado en entrevistas personales, diarios, etc) hace que te dientifiques con los personajes reales que vivieron aquellos hechos. Como único pero le encuentro que, en algunos momentos, exalta enfáticamente las acciones heroicas que sucedieron, algo que, por otra parte, es normal dadas las circunstancias de la batalla.

"De este modo, Goicoechea, Whitney y los otros trabajadores civiles se unieron a Hanna, Holewinski y el personal militar y se dirigieron hacia Wake, donde se verían envueltos en una de las batallas más importantes del año siguiente. Estos hombres no eran superhéroes. Eran hombres corrientes —muchachos, en realidad— con sueños corrientes, la clase de sueños que siempre han alimentado la vida y el progreso en Estados Unidos: familia, esperanzas, hogar, lealtad, patriotismo, diversión, aventura. Este grupo de hombres jóvenes defenderían esos ideales en Wake cuando el resto de la nación no podía hacerlo, dejaría a un lado sus propios sueños y familias para que otros tuviesen la oportunidad de tener los suyos. "


No conocía a John Wukovits, pero está a la altura de gente como Stephen E. Ambrose o Cornelius Ryan, tanto por rigor como por estilo ameno de narración y es, para los aficionaddos a este tipo de libros, un autor a tener muy en cuenta. Lo cierto es que he disfrutado con la lectura de este libro como hacía días. 






Película Wake Island, rodada en Hollywood en 1942 mientras los protagonistas reales eran prisioneros de los japoneses. Como podéis imaginar cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia


9 comentarios:

David Gómez (Bolzano) dijo...

Genial reseña e interesante novela.
Son de esas historias que dan para hacer una película. Es extraño que no se haya hecho una versión nueva. Quizás Eastwood se les adelantó y han decidido esperar.
Saludos

Meg dijo...

Me gusta en tema, pero temo a los ensayos, si es ágil y entretenido puede que me anime con él. Un beso!!

alcorze dijo...

Gracias David. Lo cierto es que una película sobre esta batalla quedaría de pistón, y además no necesitaría de grandes efectos ni barcos, etc, ya que fué una batalla muy sencilla.

Meg, es un ensayo, con datos, etc, pero abunda más en lo personal. En este aspecto es más novelada, más cercana a gente como Ambrose que a otros historiadores como Antony Beevor.

Carol dijo...

Oye, pues qué interesante me ha parecido, veo que estamos en la misma onda con este tema. Ahora mismo estoy leyendo otro sobre un tema muy interesante, sobre los campos de concentración en EEUU en los que metieron a los japoneses que vivían allí durante la II GM. El libro se llama "Cuando el emperador era dios" de Julie Otsuka, se me está quedando un poco pobre, pero tengo que terminarlo para hacerme una opinión completa, pero el tema en sí me interesa mucho. Bsos

Clayton dijo...

Muy buena reseña Alcorze, yo acabo de terminar "Sebastópol - Episodios del Asedio" de Leon Tolstoi, en donde narra la cara real de la guerra, la crudeza con la que no se cuenta en las historias ni en las canciones, la ambición por figurar y obtener reconocimiento, el temor de los hombres, el honor y temas como esos. Mediante tres relatos (te convierte en protagonista en el primero) narra la historia sobre los conflictos de la Guerra de Crimea (1853-1856) entre el Imperio Ruso y Francia. Otros imperios también participaron pero en el libro es mayormente mencionado Francia. Te comento, tal vez podría interesarte...estos 3 relatos sirvieron de base para su obra maestra "Guerra y Paz", que aun no tengo el privilegio de leer.

El libro que reseñas me llama la atención, tal vez lo deje caer en mis manos si lo veo en alguna parte, ya que lo has explicado bien.

Saludos,
~Clayton

P.D:
-¿Cuántas páginas tiene?
-En el contexto de los ensayos, haz leído "Las Venas abiertas de América Latina" de Eduardo Galeano? Tiene una visión en algunos aspectos algo anticuada ya que el libro salió en 1970, pero expone una realidad de acuerdo a la época en toda América Latina. Muy recomendable.

alcorze dijo...

Me lo paunto, Clayton. Ya que es un tema que me interesa. Este libro lo leí en digital, así que no sé cuántas páginas eran. Pero debe andar por las trescientas y pico. En cuaneo al de Galeano no lo he leído pero he oído hablar de él.
Un saludo.

Clayton dijo...

"Sebastopol" solo tiene unas 160 páginas, la letra es un poco más pequeña que lo normal, aun así en otra edición no creo que supere las 200 páginas. En mi caso, nunca había leído un libro o relato que me hiciera parte de él como protagonista(por lo menos el 1ero que es corto)...sólo una vez leí un entretenido libro llamado "Viaje al año 3000" e donde tú eliges la historia y el final depende de tus acciones, es muy divertido ;)

De todos modos es recomendable, ya que Toltoi vivió en esa época y murió antes de que estallara la Primera Guerra Mundial. Además estuvo en el Sitio de Sebastopol, dándole una realidad mucho más verídica, todo eso mezclado con un toque de fineza literaria.

Saludos!
~Clayton

Clayton dijo...

Con el de Galeano, la segunda parte se puede hacer un poco más densa porque es más sobre socioeconomía y exige (por lo menos de mi parte) tener algo de conocimiento al respecto. La cantidad de notas al pie de página son muchísimas.

alcorze dijo...

Buscaré ambos. Lo sde las notas a pie de página si están bien explicadas y no son muy farragosas me gusta. Un saludo.