martes, 23 de julio de 2013

Libros leídos 2013 - 37 - Una cuestión personal - Kenzaburo Oé

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- 31 - Desde las entrañas - David Rozas Genzor
- 32 - El último pasajero - Manel Loureiro
- 33 - La marea del despertar - Roberto Malo
- 34 - Antología Z - Volumen 1 - Antología recopilada por Alvaro Fuentes
- 35 - Punto Omega - Don DeLillo
- 36 - Peta Z - Antología Z coordinada por Víctor Blázquez
- 37 - Una cuestión personal - Kenzaburo Oé

este hombre es clavado a Boris Izaguirre

Un hombre (apodado Bird) quiere huir a África. Estamos en junio, en Tokio, a las seis y media de la tarde. Mientras el hombre que quiere huir de Tokio, de su casa, de sí mismo, mira un mapa de África en la agencia de viajes, su mujer suda por cada poro y gime de dolor en un hospital, dando a luz. Nace el niño: es un monstruo. Así empieza Una cuestión personal - Kojinteki na Taiken (1964), de Kenzaburo Oé (Ose, Japón, 1935).

Kenzaburo Oé. Este autor japonés de sonoro apellido fué premio Nobel de Literatura en 1994. Su obra está muy marcada por el nacimiento de su hijo, afectado por una seria enfermedad cerebral. Esto resulta evidente en esta novela ya que un hecho similarconforma una buena parte del argumento de la misma.

Una cuestión personal es una novela compleja que se desarrolla en unos pocos días. De por sí sorprende que Bird, el protagonista,  esté mirando mapas, jugando a las máquinas y dando un paseo en bicicleta por la ciudad mientras nace su hijo. Son situaciones que cuesta entender y que muestran un aparente distanciamiento tanto del escritor como de sus personajes hacia la historia que cuentan, un marcar las distancias. En cualquier caso, y teniendo en cuenta los sucesos que narra, su estilo ha de ser crudo a la fuerza; y lo cierto es que sabe transmitir el desconcierto y desamparo de Bird al nacer su bebé deforme..

"La vergüenza que sentía era demasiado intensa como para permitirse pensar en nadie que no fuera él mismo."
Edición en inglés de la novela

Tras nacer su hijo Bird se va unos días a casa de Himiko, una antigua amiga de la universidad, hecho que también resulta un tanto desconcertante. La relación entre ellos, al margen de beber y sus largas conversaciones, parece girar en torno al sexo y que son dos personas solitarias, desarraigadas, cada uno con sus propios anhelos y demonios personales.

En realidad Bird es un tipo inmerso en una contínua huída hacia delante, buscando la paz interior.. Un soñador y un perdedor abrumado por la burocracia, la falsedad de las normas sociales y su propio egoismo.

"Alcanzó la acera opuesta y se metió en una calle de bares y restaurantes baratos. Seguía imaginándose lo que habría ocurrido de haber seguido al joven hasta algún sórdido rincón de la ciudad. Probablemente nos hubiéramos acostado juntos, tan cerca como hermanos, y hablado. Yo también me hubiese desnudado para que no se sintiera turbado. Quizá le hubiera dicho que mi mujer dará a luz esta noche, y también que durante años he querido ir a África, y que mi mayor ambición consiste en escribir una crónica de mis aventuras que titularé El cielo en África. Incluso hasta le hubiese dicho que el viaje a África será imposible si cuando nazca el bebé me encierro en la jaula que significa una familia. (Desde que me casé he estado en la jaula, pero hasta ahora siempre me pareció que la puerta permanecía abierta; el bebé a punto de llegar bien podría cerrarla definitivamente.)"
Kenzaburo Oé paseando en bici con su hijo

Una cuestión personal no es una mala novela, al contrario, pero tampoco es una novela con la que pasar un rato distendido. Yo, al menos, no he sabido cómo acabar de conectar con ella. Con Kenzaburo Oé no me he sentido tan a gusto como con otros autores japoneses como Mishima, Ishiguro o el propio Murakami entre otros. En cualquier caso ha sido una lectura interesante y me ha permitido descubrir a un gran escritor.

"Finalmente, Bird se durmió. Una campanilla que sonaba en su sueño le despertó varias veces. Más de una vez el sueño se prolongaba hasta coger el auricular y oír la voz del médico anunciando la muerte del bebé. En medio de la noche, Bird sintió la misma incertidumbre del condenado a muerte durante el aplazamiento de la ejecución. Y fue consciente de que la compañía de Himiko le daba ánimos y fuerzas para so¬breponerse. Nunca, siendo adulto, había necesitado tanto a otra persona. Era la primera vez."

7 comentarios:

David Gómez dijo...

Mala época para lectura sin conexión.

mientrasleo dijo...

Lo leí hace tiempo. Con bastantes ganas ya que conocía al autor por citas, interesantes párrafos sueltos... y me dejé llevar.
Mal hecho, lo sé. Me pareció un libro muy denso y me costó terminarlo
Besos

✿ Belle ✿ dijo...

me ha resultado interesante sobre todo porque ahora se llevan mucho los libros de amores de películas y me ha gustado que escriba sobre la otra cara de la moneda, sobre sentirse atado y poco feliz. Suena durillo de leer... a ver si le doy una opotunidad algún día. :P

Saramaga dijo...

Tal y como lo pintas... y tal y como estoy yo.. no me apetece nada de nada.. jaja.
Besos!

Meg dijo...

Pues pese a que quiero leer algo del autor, cfeo que la dejaré pasar. Un besote!

Sonix dijo...

Tengo este en la estantería desde hace tiempo. Ahora que me lo has recordado espero echarle mano pronto. En su día leí alguna cosilla de Oé y no me disgustó, a pesar de que como dices, no tiene un estilo fácil. :)

alcorze dijo...

Sonix, ya contarás qué tal.