lunes, 28 de octubre de 2013

Libros leídos 2013 - 59 - Los años de peregrinacion del chico sin color - Haruki Murakami

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- Libros 41 al 50
- 51 - Deseo de ser punk - Belén Gopegui
- 52 - La última mujer de Australia - Francisco Villarrubia
- 53 - 30 días de noche - Rumores de los no muertos 1 - Steve Niles y Jeff Mariotte
- 54 - La luz del diablo - Roberto Malo
- 55 - La niña que amaba las cerillas - Gaétan Soucy
- 56 - El arte sombrío - Juan De Dios Garduño
- 57 - Zona catastrófica - Antonio Sánchez Vázquez
- 58 - Despiértame para verte morir - Miguel Aguerralde
- 59 - Los años de peregrinacion del chico sin color - Haruki Murakami


Murakami nos narra el viaje introspectivo y físico que hace su protagonista Tsukuru Tazaki, un arquitecto de 36 años, que regresa a Nagoya para reencontrarse con sus amigos de toda la vida con los que rompió años atrás sus lazos para ir a la universidad a estudiar. Esos amigos tienen una característica común: sus apellidos simbolizan un color, y Tsukuro es el único «descolorido» del grupo. Y aquí entra en juego el simbolismo del mundo de Murakami, creando a un personaje solitario y diferente del resto del mundo. 

No voy a reseñar esta novela, he copiado su sinopsis y ya está. Nunca se qué decir de Murakami, sus libros son todos ellos parecidos entre sí, pero diferentes al mismo tiempo. Como en todos sus trabajos anteriores sabe cautivar al lector desde las primeras páginas y hacer que te sumerjas en su narración como si siempre hubieras estado ahí.

A su protagoniesta, Tsukuru le fascinan las estaciones de tren, a mi también me gustan. Tsukuru es un tipo que, al menos a mí, me ha caído bien desde la primera línea. Una persona con mala suerte, a la que obligan a estar sola.

 muñeca japonesa de principios del siglo XX, recuerda a Shiro, uno de los personajes de la novela

Me ha parecido una novela que nos cuenta una historia y nos presenta unos personajes mucho más reales, más tangibles que en otros de sus títulos. Incluso la forma de presentarlos o de hablar de ellos es más "convencional", más cercana al pensamiento filosófico (muy citado en esta obra) que a lo onírico. Esto no es óbice para que siga teniendo la misma frescura y fluidez habituales. Lo puedes pintar de verde y ponerle plumas, pero debajo siempre estará Murakami. De hecho creo que es la mejor de las once novelas de Murakami que he leído.

Esta novela me ha producido una sensación semejante a las que me produjo Joyland o 22/11/63 de Stephen King. Dos grandes escritores que, bien adentrados en la década de los sesenta,  han alcanzado un tono y un equilibrio tal que les hace ser aún mejores escritores y escribir a un nivel increíble.

En fin, a los que ya conocéis a Murakami creo que no hay mucho que explicaros, y a los que no lo conoceís, solo deciros que no os arrepentireis de leerle.

portada de la edición japonesa de Shikisai wo Motanai Tazaki Tsukuru to, Kare no Junrei no Toshi

Y por último estos son algunos fragmentos que me han llamado especialmente la atención:

"—Los objetivos concretos simplifican la vida —sentenció Sara."

"—¿No hiciste ninguna amistad en Tokio?
—No sé por qué, pero no, no conseguí hacer amigos —dijo Tsukuru—. Nunca he sido demasiado sociable. Pero tampoco es que me encerrara en casa. Era la primera vez que vivía solo y tenía toda la libertad del mundo para hacer lo que quisiera. Fueron días bastante entretenidos. En Tokio las líneas de ferrocarril se extienden como una malla por toda la ciudad, hay infinitas estaciones y yo me pasaba horas visitándolas. Estudiaba su estructura, dibujaba croquis, anotaba todo lo que me llamaba la atención."

Estación de Shinjuku, la más grande del mundo, orden dentro del caos

"—Mi padre es profesor de filosofía en una universidad pública de Akita —dijo Haida—. A él también le gusta el pensamiento abstracto. Siempre escucha música clásica y anda enfrascado en la lectura de libros que nadie lee. Lo suyo no es hacer dinero, y la mayor parte de lo que gana se lo gasta en libros y discos. Apenas piensa en el hogar o en los ahorros. Siempre tiene la cabeza en otra parte, lejos de la realidad. Si pude venir a Tokio fue porque conseguí entrar en una universidad no muy cara y la residencia no me cuesta demasiado."

"Ése es mi principal problema: que no consigo alzar un muro que separe lo objetivo de lo subjetivo."

"Tsukuru seguía buscando qué podía decirle. En silencio, miró hacia el lago, en la misma dirección que ella. Sólo días después, cuando ya había subido al avión que lo llevaba a Narita y se había abrochado el cinturón, le vinieron a la mente las palabras que debió haber dicho. Por algún motivo, las palabras adecuadas siempre llegan demasiado tarde."

9 comentarios:

David Gómez dijo...

Joder, y eso que no ibas a hacer una reseña.
Me ha parecido una reseña genial, de pañuelo, de lágrima, y yo sin tiempo para ponerme con ella y tu poniéndome los dientes largos.

Otras, decir que es la mejor que has leído es mucho, no? Puede ser la bomba entonces.

Y siempre está Murakami, aunque lo pintes de verde y le pongas plumas, jajajaj

Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Jo, qué buena pinta
Eso no se hace que yo lo tengo en casa sin abrir aún... no ves que me escapé a Getafe Negro?
No doy para todo!
Besos

Lady Ovejita dijo...

Casi me da vergüenza decir que a estas alturas todavía no he leído nada de Murakami. Éste libro pasa de inmediato a mi lista de prioridades. Por cierto, una de las mejores portadas que he visto últimamente.
Gracias por tu reseña.

Saramaga dijo...

Tengo pendientes de MUrakami en casa. Siempre sorprende, aunque sea parecido. Y siempre es difícil reseñar sus obras, pero tú lo has hecho genial.
Besos

alcorze dijo...

No pensaba poner más allá de un par de líneas. De ahí lo de no hacer reseña, pero lo cierto es que luego me fuí animando y alguna cosa más anote, y como luego ya tan apenas toco las notas que tomo ahí quedó la frase.

Me he leído el libro casi sin querer, lo empecé en una pausa de otra lectura y ya no lo solté hasta terminarlo, casi me lo he leído de una sentada.

Como digo me ha parecido una novela mucho más cercana y también más bonitas que otras. En fin, yo he salido encantado con esta breve novela.

Ladyovejita, todos los libros de Murakami tineen algo que los hace especiales así que con cualquiera que te decidas seguro que aciertas.

unlibroparaleer.com dijo...

Pues no he leído nada del autor, tal vez ésta sea un buen comienzo. Tengo la sensación de que son lecturas complejas, no sé.
Por cierto la portada japonesa me gusta muchísimo más.

Sonix dijo...

Me gusta, me gusta lo que comentas y los fragmentos que has puesto. Suena muy interesante y seguro que cuando lo vea por ahí me haré con él. Todavía tengo libros que no he léido más antiguos de Murakami, pero la verdad es que de repente este me apetece un montón... y eso que no me gusta nada el título, jeje.
Un beso!

Meg dijo...

qué entusiasmo, y yo todavía sin leer al autor, pues mira, igual empiezo con éste. Un beso!

alcorze dijo...

Tanto para Meg como para unlibroparaleer yo tal vez os diría que empezárais por alguna obra anterior a ésta, ya que hay un cierto cambio de estilo, pero lo cierto es que, en Murakami, no hay épocas de altibajos ya que todos sus libros merecen la pena.

A mí también me quedan dos o tres antiguos por leer, Sonix, pero en este caso me apetecía leer este ya que es algo diferente a los anteriores. Y sí, el título es "raruno", pero es muy similar al original: Colorless Tsukuru Tazaki and His Years of Pilgrimage