miércoles, 30 de octubre de 2013

Libros leídos 2013 - 60 - Voraz - Fermín Moreno

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- Libros 41 al 50
- 51 - Deseo de ser punk - Belén Gopegui
- 52 - La última mujer de Australia - Francisco Villarrubia
- 53 - 30 días de noche - Rumores de los no muertos 1 - Steve Niles y Jeff Mariotte
- 54 - La luz del diablo - Roberto Malo
- 55 - La niña que amaba las cerillas - Gaétan Soucy
- 56 - El arte sombrío - Juan De Dios Garduño
- 57 - Zona catastrófica - Antonio Sánchez Vázquez
- 58 - Despiértame para verte morir - Miguel Aguerralde
- 59 - Los años de peregrinacion del chico sin color - Haruki Murakami
- 60 - Voraz - Fermín Moreno


Aunque Voraz, escrita por el zaragozano Fermín Moreno, sea una novela publicada dentro de la Línea Z de la Editorial Dolmen, no nos encontramos ante una novela de muertos vivientes al uso. Los zombis, en realidad, son algo necesario para el desarrollo de la novela, pero no dejan de ser menos accesorios. Es ésta, sin duda, la menos convencional de todas las novelas Z que he leído, que han sido unas cuantas.

La narración comienza situada en el año 2020, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, a unos cientos de metros de la casa de mis padres. La tierra está sufriendo una glaciación y además sufre una plaga de zombis. No sabemos el motivo de la plaga ni nos interesa. Un equipo investigador al mando del Dr. Usieto intenta encontrar una vacuna que evite que las personas que son mordidas se infecten.

Los experimentos que allí realiza provocarán el nacimiento de una nueva raza de seres: Las voraces, todas ellas de sexo femenino. Humanas en su aspecto exterior, inmunes a la infección, de gran fortaleza física, lo que les permite sobrevivir a las duras condiciones climatológicas, pero que necesitan carne humana para sobrevivir.

Facultad de Veterinaria de Zaragoza, allí empezó todo

A lo largo de las diferentes partes de la novela, hiladas todas ellas entre sí de una u otra forma, iremos asistiendo a distintos escenarios, evolucionando en el tiempo, en los que el instinto de supervivencia y continuidad de la raza provocan que el encontrar comida y la posibilidad de reproducirse, unido a los más bajos instintos del ser humano,  sean los objetivos principales de los distintos e implacables seres vivos que conoceremos.

Esto provoca que la novela tenga escenas muy crueles y crudas, tanto de violencia como de sexo muy explícito descrito sin complejos ni tabúes. En este aspecto la novela puede llegar a no agradar a algunas personas. A mi, pese a la apoteosis de sexo que narra no me ha resultado ni soez ni repetitiva.

El que esta novela esté ambientada por toda la ribera del Ebro cercana a Zaragoza, e incluso en las tierras del Moncayo, es algo que me ha gustado especialmente. La novela está muy bien escrita, tiene un gran realismo y, aunque haya zombis, en realidad son un elemento secundario. Los importantes son los escasos supervivientes humanos y lo que son capaces de hacer para alimentarse y sobrevivir,  la capacidad de mimetizarse con los errantes y, en especial, los personajes de las Voraces. Unas mujeres increíbles por su sexualidad y su crueldad.

Trasmoz, cuna de brujas y lugar de inspiración de Bécquer, con su  castillo en lo alto del pueblo y el Moncayo al fondo
 
No conocía a Fermín Moreno, pero me ha parecido un buen escritor, capaz de contar una historia cruda y sin concesiones, Narración difícil de efectuar sin caer en temas burdos, pero que ha sabido resolver con gran oficio contando, al mismo tiempo, una historia que hace que, como lector, no puedas dejar de pasar una nueva página.

2 comentarios:

Unai dijo...

Suena interesante eso de apariencia humana, pero follarines y hambrientas.

Fermín Moreno dijo...

Muchas gracias por tu reseña de "Voraz", Emilio...