martes, 11 de agosto de 2015

Libros leídos 2015 - 31 - Los surfistas nazis deben morir - Edward Cross

Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- 31 - Los surfistas nazis deben morir - Edward Cross

"Dominar el litoral californiano no sería sencillo, desde luego, pero no le iba a faltar ni un ápice de mano dura para conseguirlo. Aunque sabía que necesitaría ayuda.
Para eso tenía a sus esbirros. Y pronto subyugaría a muchos más"

Los surfistas nazis deben morir es la adaptación novelada de una de las pelis de serie Z de la Troma (saga El vengador tóxico, etc). Ha sido publicada por Tyrannosaurus Books, y escrita por Javier Martos bajo el pseudónimo de Edward Cross.

El libro  nos cuenta la lucha de una banda de surfistas nazis para dominar las playas tras un terremoto que ha asolado la zona de Los Angeles. Adolf, Eva, Mengele, Brutus, Hook  y Smeg deberán luchar contra otras bandas rivales mientras roban, matan y surfean.


No recuerdo si llegué a ver la película en una de esas interminables sesiones de VHS con los amigos que hacíamos en los ochenta y noventa, aunque imagino que si no la ví le faltó muy poco. Si habéis visto alguna peli de Troma sabéis que transitan por la serie B más cutre, pero también que más carcajadas ha desatado.

Evidentemente el trasladar una estructura de película así a novela no es fácil: los capítulos siguen a las escenas y son cortos, con situaciones absurdas, y limitados por un argumento histriónico y algo casposo.

Sin embargo, entre este, todo hay que decirlo, divertido batiburrillo, Javier Martos sabe trasladar parte de su esencia, de su buen hacer como escritor quedando una narración más que apañada.

Evidentemente esta apuesta de Tyrannosaurus es muy minoritaria, pero a mí me ha resultado entretenida y divertida para leer en estos días de encefalograma casi plano y relax.

2 comentarios:

David Gómez dijo...

El título se las trae, jajaja. Y el pseudónimo mola, jajaj. No me convence por eso, aunque sea un tanto apañada.
Saludos

alcorze dijo...

Lo cierto David es que no me atrevo a recomendar sy lectura más allá de lo dicho en la entrada porque no hay mucho más que el buen hacer de Javi. Aunque como curiosidad y pieza de colección merece sin duda la pena.