miércoles, 17 de febrero de 2016

Libros leídos 2016 - 6 - A ciegas - Josh Malerman

- 1 - La peste escarlata - Jack London
- 2 - Aislados - Megan Crewe
- 3 - Viajeros del Picoteórico - Rafael Lindem
- 4 - Virus - Megan Crewe
- 5 - Supervivientes - Megan Crewe
- 6 - A ciegas - Josh Malerman


NO ABRAS LOS OJOS. Hay algo ahí fuera. Algo espantoso, que hace que la gente enloquezca y se suicide ante su sola visión. Nadie sabe qué es ni de dónde viene. Cinco años después de que diera comienzo la pesadilla, los pocos supervivientes que quedan viven refugiados en el interior de casas y edificios, protegidos por puertas cerradas y ventanas con las cortinas echadas.

A ciegas (Bird Box) es una novela muy potente y directa cuyo argumento tiene toques de obras como Ensayo sobre la ceguera de Saramago, La niebla de Stephen King o La carretera de Cormac McCarthy.

Conocemos a Malorie y a sus dos hijos de cuatro años: Niño y Niña. Huyen en barca, siguiendo el curso de un río, y los tres llevan los ojos tapados, ya que el mirar al exterior supone, casi con total seguridad,  una muerte horrible e inmediata tras la visualización de unas horribles criaturas.


La acción va alternando momentos del presente, de la huida, con saltos al pasado que nos irán dando pistas sobre qué es lo que sucedió y cómo consiguió sobrevivir Malorie hasta la situación actual. Nos introduciremos en el caserón de Riverbridge donde convivió, refugiada, con otras personas como Tom, Cheryl, Don, Felix,  Jules, Olympia y un border collie llamado Victor, intentando sobrevivir mientras la humanidad se extinguía a su alrededor.

El ritmo narrativo es muy alto, y la tensión es brutal. A ello contribuye el estar escrita en tercera persona del presente y que no es muy larga, y en ello radica parte de su atractivo. No hay relleno y la narración es creíble, ordenada y eficaz. De hecho es un novelón de los de leerte de una sentada, ya que el lector, en cierto sentido, también camina a ciegas, siguiendo las pequeñas pistas que te van dando el paso de las páginas.




En esa huída hacia un lugar que desconocemos iremos profundizando en el personaje de Malorie. Ella es una superviviente que huye, y no sabe qué pensar sobre qué clase de madre es, qué vida les da a sus hijos. Dos niños a los que ha entrenado desde que nacieron para que no abran los ojos y se guíen por su oido.

Las partes de la narración en que seguimos a Malorie con los niños son particularmente intensas. Me ha llamado la atención que, al contrario de lo que sucedía en La carretera, en esta novela el peso recae casí en exclusiva en Malorie. Tan apenas interactua con los niños, no se lo puede permitir, es el coraje y las fuerzas que saca de su desesperación de madre por salvarlos lo que Malerman nos quiere mostrar, y lo cierto es que lo hace muy bien.


A ciegas ha sido el debut de Josh Malerman como escritor, pero si todo lo que escribe tiene la misma intensidad será un autor a seguir muy de cerca.


2 comentarios:

Unai dijo...

Me lo has vendido.

Léase a plena noche dijo...

Tu reseña solo ha logrado incrementar estratosféricamente las ganas de leerlo. Casi todas las reseñas que he leído han hablado super bien de esta obra. Lo conseguiré en cuanto pueda.
Saludos.

-Mauro Vargas.