jueves, 11 de agosto de 2011

Libros leídos 2011 - 31 - La gente del margen - Orson Scott Card

- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- 31 - La gente del margen - Orson Scott Card


La gente del margen es una novela, escrita por Orson Scott Card, que podemos enclavar dentro del género de la ciencia ficción, cercana a las ucronías. Se trata de una historia sobre la sociedad que queda en unos USA devastados por una guerra nuclear que han retrocido muchos años en los avances de la civilización. En el pais quedan zonas más o menos organizadas y otras salvajes y peligrosas. Recuerda en este sentido a El cartero de David Brin.

La novela está estructurada en capítulos sueltos (cuentos separados en realidad según nos cuenta al final el autor) que guardan entre sí ciertos nexos o personajes en común. Algunos capítulos son muy buenos, y otros no tanto, pero es una gran novela, con buenos, variados y complejos personajes, que Scott Card retrata en profundidad y unos diálogos francamente buenos y bien construidos.

Es una historia lineal en el tiempo en la que vamos a ver la evolución, a través de distintas personas y épocas, de los restos de la sociedad. Conoceremos, por ejemplo, a Jamie Teague un viajero solitario que recorre parte de Estados Unidos comerciando con objetos tales como tornillos, agujas, etc y que ha conseguido sobrevivir hasta el momento.

El punto de partida de la novela es el encuentro de Jamie con un pequeño grupo formado por los últimos mormones del estado, supervivientes de una matanza de carácter religioso, que tratan de llegar a Utah, el estado mormón por excelencia. Uno de los últimos lugares en los que sobreviven los humanos de una forma parecida a como lo hacían antes.

La religión, las creencias, así como el tema racial en menor medida, aparecen retratados en cada uno de los cuentos. Hay una parte en la que se alaba, en exceso, a los mormones y su recta forma de ser. En cualquier caso no resulta "sospechoso" ni molesto.

De hecho, la idea básica de la novela gira en torno a la miseria y grandeza de la raza humana, y lo parásitos que podemos llegar a ser los humanos, sean mormones o no. Es una novela sobre relaciones humanas entre personas, la gente del margen, y de lo diferentes e iguales que, en el fondo, somos todos. Esto hará que haya momentos francamentes duros, directos al estómago, que resultan estremecedores por la sencillez y tristeza con que relatan actos de una gran crueldad.

Como resumen he de decir que es una novela que creo me ha gustado bastante más de lo pienso ahora mismo y que imagino que se merecerá una relectura, ya que recoge interesantes puntos de vista.

Estos son algunos fragmentos que me han llamado la atención:

"Sobre todo, un hombre que anda a pie no puede permitirse el sentimiento de la soledad. Uno empieza a pensar que tiene que hablar con alguna cara humana o va a estallar, y entonces, ¿qué pasa? Uno saluda a alguien que no conoce y ese alguien le vuela la cabeza. O se queda con alguna familia del bosque y ésta le corta el cuello por la noche y hace cucharas con los huesos y bolsas de cuero con la piel, y los músculos terminan en el ahumadero para ser curados. Siempre terminaba mal eso de desear compañía, así que Jamie nunca la deseaba."

"¿Cómo sabía eso? Nadie le había hablado de ese deber. Solamente sabía que eso es lo que hace una persona decente: ayuda si puede. Y como él deseaba tanto ser una persona decente, aunque sabía como siempre que seguramente la suya era el alma más inhumana que había caminado sobre la faz de la Tierra, dio la vuelta, pasó de nuevo junto a los vigías dormidos y volvió hacia los refugiados antes de que llegaran al lugar donde los habían encontrado por primera vez."

"-Al principio, Teague se quedaba mudo de asombro. Era obvio que en ese tiempo él había negociado solamente con los hombres, hablando con palabras de una o dos sílabas en oraciones de tres o cuatro palabras, y nunca había tenido idea de la forma en que una mujer visita a otra ni de la forma en que las mujeres se ayudan unas a otras en lugar de tratar de hacer negocios.
—Se llama civilización —le dijo ella a Teague, entre una visita y otra—. Las mujeres la inventaron y cada vez que ustedes los hombres hacen que vuele por los aires, la inventamos de nuevo."

"Un hombre no tiene que esperar a perder sus capacidades para retirarse. Un hombre debería dejar de trabajar cuando todavía siente que puede hacer algo."

8 comentarios:

Bolzano dijo...

Interesantísima reseña la que nos has traído, tanto que he buscado la palabra ucronía y me he apuntado dos librillos que parecen interesantes, a parte de este.

Orson es mormón, pero supongo que lo sabías (también lo he buscado en wiki para informarme) jejeje,
Uf, lo que no llegamos a saber. El tipo ajudó a James Cameron en el guión de Abyss y luego la novelizó.

Un escritor a seguir.
Saludos

alcorze dijo...

Sí, lo de que era mormón lo había leído también ;)

A mí la novela me ha gustado, tiene momentos francamente buenos.

Un saludo!!!

Sonix dijo...

Pues la verdad es que suena curiosa. Lo tendré en cuenta para el futuro, aunque creo que antes me tocará actualizarme con El Juego de Ender. ;D

Lughnasad dijo...

Tiene buena pinta.
Curiosamente estas vacaciones he leido Alvin el oficial (IV de la Saga Alvin Maker). Cada uno actualizándose en su saga, ¡ja, ja!

Gabriel Bornes dijo...

Gracias, lo buscaré ^^

alcorze dijo...

A mí es un libro que me ha gustado ya que me ha resultado curioso por la temática y la forma de abordarla.

Amrod Escabias dijo...

Tiene buena pinta, me lo apunto para un futuro.

Yo de Scott Card, si no ando equivocado, lo único que he leído (y hace muchos años) fueron los dos primeros libros de Alvin Maker. No debí dejar la saga a medias, ahora como para retomarla xD

Muy buena reseña, por cierto.

alcorze dijo...

Yo, Amrod, sólo había leído Los dos o tres primeros de El juego de Ender, que me dejaron una sensación desigual. Este último me ha gustado.

Gracias y un saludo!!!