viernes, 19 de diciembre de 2014

Libros leídos 2014 - 56 - Piezas desequilibradas - Darío Vilas


- Libros 1 al 10
- Libros 11 al 20
- Libros 21 al 30
- Libros 31 al 40
- Libros 41 al 50
- 51 - Tropas del espacio - Robert A. Heinlein
- 52 - Anxious - Eva M. Soler e Idoia Amo
- 53 - Malevil - Robert Merle
- 54 - Kallocaína - Karin Boye
- 55 - La mujer que vivió un año en la cama - Sue Townsend
- 56 - Piezas desequilibradas - Darío Vilas



Darío Vias ha sido uno de mis mejores descubrimientos de un inmejorable año lector 2014. Me atrapó desde que leí las primeras palabras de Lantana y me parece digno de admiración el universo que ha sabido crear con sus novelas y relatos.

Confieso que me encantan esas pequeñas autorreferencias y conexiones que, al igual que otros como King, realiza entre sus distintas obras. Hacerlo sólo con las dos novelas y las dos antologías de relatos que le he leído es un ejemplo más de su buen hacer. Desde aquí aprovecho para hacer un llamamiento a los Reyes Magos, Papa Noel, o la Biblioteca Pública de Zaragoza para que me consigan un ejemplar de Instinto de superviviente, uno de mis objetivos lectores de 2015.

Piezas desequilibradas fué entregado como obsequio en formato ebook a adquirir El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas, y se puede obtener mediante pago social en la plataforma Lektu.

En estos relatos podemos disfrutar con la prosa directa y sin tapujos de Darío Vilas, con historias que nos tocarán la fibra y voltearán el estómago en alguna ocasión, realizadas con un preciso conocimiento de la sociedad, de las personas. Todo ello con el estilo tan envolvente que le caracteriza.  Los relatos que componen esta antología son los siguientes:

Piezas desequilibradas: El que da título a la recopilación. En el podemos vagar de nuevo por los antros de Simetría y reencontrar a viejos amigos como Marquitos Laguna.

Una luz al acecho:  Diego y Emma, dos personajes del submundo inventado por Vilas que consiguen colocarnos el corazón en un puño. Personalmente el relato que más me ha gustado.

El Demonio, Charles y Selvakumar:  Una historia de amor fraterno, maldiciones y supersticiones de pueblo. Es una buena historia aunque tal vez sea la que menos encaja en el conjunto de los relatos.

Voluntad bajo cero: Terror glacial, esto es lo que apunté y creo que se ajusta perfectamente a la realidad. Una historia que podría aplicarse a más de un matrimonio.

Yo (y el autobús número 4): Esto es lo que podríamos llamar "realismo sucio", expresión que no me gusta. Conoceremos a una niña, ya convertida en mujer que fué violada por el conductor del autobús.

¿Quedamos? La historia de un enfermo, un acosador, un tipo de hombre que, por desgracia, abunda en nuestra sociedad.

Un minuto y treinta y cinco segundos. Un relato con el que lo he pasado mal realmente. No me gustan para nada las montañas rusas y ese tipo de atracciones, y el viaje en esta es totalmente real.

El diario de Silvia: Un acercamiento a la violencia de genero y los programas basura de television. Es tan creíble lo que nos cuenta Vilas que asusta.

La muerte imita al arte Una de las historias más enfermas de esta recopilación, pero también una de las más atractivas. Me ha recordado a más de una sesión de cine de terror.

La Bruja lusa. Un relato sobre un chico de una pequeña ciudad que entra a trabajar en un tanatorio sobre el que hay comentarios siniestros. Un relato largo, que ha conseguido llamar mi atención, pero con un final un tanto abrupto.  Pensaba que acabaría de otra forma.

Purpúrea cicatriz: Una historia como muy de Poe, en sentido metafísico.  lo he asociado a Lantana y su misterioro círculo.

En fin, no sé si terminaré alguna lectura más este año, y me gustaría hacer un pequeño resumen, pero, sin duda, lo he terminado muy bien con estas Piezas desequilibradas.

1 comentario:

David Gómez dijo...

Es una gran lectura como broche final de año. Y que razón tienes al decir que Darío saber crear ese ambiente y ese enlazarse unas novelas con otras.
A ver si tenemos suerte y en 2015 tenemos novela nueva.