viernes, 15 de enero de 2016

Libros leídos 2016 - 3 - Viajeros del Picoteórico - Rafael Lindem

- 1 - La peste escarlata - Jack London
- 2 - Aislados - Megan Crewe
- 3 - Viajeros del Picoteórico - Rafael Lindem

¿Qué es cero?: cero es nuestro ahora. Con esta premisa, «Viajeros del Picoteórico» narra la aventura de una búsqueda tan antigua como el propio concepto del tiempo; un viaje hacia el «hoy» que «fue», hacia ruinas que se ocultan en el subconsciente, en ocasiones tangibles, flotando a nuestro alrededor, como recordatorio de aquel lejano instante en el que conocimos la felicidad. Besos impregnados de pasión, miradas, sonrisas, promesas... Todo fue presente, y lo sigue siendo en algún lugar.

Viajeros del Picoteórico (Dissident Tales Editorial) es, posiblemente, y a estas alturas de enero, una de las mejores novelas que me vaya a leer este año.

Con una portada que recuerda a novelas de Verne como La isla misteriosa o Cinco semanas en globo nos encontramos en su interior con la narración de un viaje. Del sueño de perseguir una quimera, de recuperar lo perdido en forma de una historia, preciosamente ilustrada, con un tono más cercano a obras como Los viajes de Gulliver o Alicia en el pais de las maravillas.

Llevo leyendo ininterrunpidamente desde los siete años, y desde aquellos lejanos setentas he pasado por todo tipo de lecturas, pero todavía recuerdo con especial cariño aquellas novelas de aventuras de Salgari, Verne o Richmal Crompton, escritas con un rico y variado vocabulario y un lenguaje ahora ya en desuso.

el encuentro de las mariposas Oleóptera Athenea, una de las partes que más me ha gustado de la novela

Escrita con frases y párrafos bien construidos, y un ritmo y estilo fluidos, en la lectura de Viajeros del Picoteórico uno recupera, como lector, la magia y riqueza del vocabulario, de leer palabras olvidadas que hacen que, en este viaje, lo importante no sea tanto el destino como el disfrutar del camino en sí mismo.

Conoceremos a Quinto, un joven que, tras ser abandonado por su amada, intenta volver a vivir los momentos que pasó con ella, tomando helado de chocolate en la terraza de una plaza de su ciudad.

El intentar atrapar esos momentos del pasado para traerlos a su presente, hará que Quinto consiga llegar a saltar la barrera del tiempo, pasando a otra dimensión. Suceso que hará que conozca a un grupo de locos necios entrañables que, como él, buscan recuperar perdidos instantes de felicidad.


A partir de este momento nuestro protagonista emprenderá la búsqueda de la única persona que les puede ayudar: el Profesor Vernacci y su máquina del tiempo. Para ello tendrá que ir esquivando a El Guardián, un ser que quiere que nuestros amigos olviden definitivamente todos sus recuerdos, que pierdan su esencia.

En este viaje surcará los mares del sonido en el barco Diapasón, viajará por el desierto de Messalin enfrentándose a los guerreros de arena, será juzgado en el mundo del vacío de los keinonautas y conocerá el tablero de ajedrez de Parnopio.

Viajeros del Picoteórico es una pequeña joya en todos los sentidos, tanto por la cuidada edición de Dissident Tales, repleta de pequeños detalles, como por la belleza de las ilustraciones de Antonio Hernández sin poder olvidar, por supuesto, la magia del viaje que nos propone Rafael Lindem, una preciosa historia con la que disfrutar leyendo.